Ochoa y Granada frenan la racha del Málaga

El arquero mexicano tuvo una gran actuación en el empate de su equipo a un gol en la Rosaleda. 

Guillermo Ochoa
Guillermo Ochoa en el duelo ante el Málaga (EFE)

España

El Granada frenó la buena racha del Málaga en La Rosaleda -seis victorias consecutivas-, se llevó un punto de su visita al feudo malaguista (1-1) y ha sumado cuatro en las dos últimas jornadas.

El Granada comenzó bien plantado sobre el terreno de juego, dominó en muchos momentos y con alguna llegada por las bandas creó peligro a la línea defensiva del Málaga, que, como viene siendo habitual, se mostró excesivamente blanda y dubitativa.

El Málaga intentó quitarse el dominio con más fuerza en el centro del campo, donde Ignacio Camacho intentó ocupar más espacio y dirigir el juego de su equipo.

Un centro por la derecha del lateral venezolano Roberto Rosales lo cabeceó Camacho, solo en el área pequeña, por la izquierda del guardameta Ochoa y firmó el 1-0.

Fue el primer acercamiento con peligro de un Málaga peor que el Granada, pero la pegada es lo que manda y en ese aspecto los locales sobresalían.

Los malaguistas habían cambiado la fisonomía con la entrada más en juego de Ontiveros, por la derecha.

El segundo gol pudo llegar tras una falta por la derecha que remató solo el central venezolano Mikel Villanueva y Ochoa, volando de un lado a otro, despejó el balón.

El Granada se desinfló, le dio el balón al Málaga y su situación se transformó literalmente, aunque en los instantes finales de la primera parte volvió a la carga con algunas embestidas a la portería de Boyko.

La segunda parte se inició como la primera, con dominio visitante y una acción del delantero ucraniano Kravets, de cabeza, sonó a gol, aunque su remate rozó el poste derecho.

El partido se fue nivelando poco a poco con un Málaga presionando más arriba, en campo contrario, que dificultaba la salida del balón del Granada.

Juan Carlos pudo sentenciar con una jugada por la izquierda, pero Ochoa le adivinó la intención.

El Granada sufría, pero el Málaga no sentenciaba, incluso con gol anulado a Sandro, por claro fuera de juego.

El equipo granadino estaba casi ausente y solo creaba peligro en las faltas laterales. Así llegó el empate, con un cabezazo de Kravets adelantándose a Mikel Villanueva.

El Málaga tocado, se fue a por la victoria y Ochoa fue el revulsivo, el salvador, con una parada antológica a remate de cabeza de Diego Llorente, en el área pequeña, y otro gol anulado al propio Llorente, en el tiempo añadido por fuera de juego.