El obscuro legado de Blatter en la FIFA

Durante la administración de Joseph Blatter en la FIFA, la corrupción y los escándalos ensombrecieron su mandato

Ciudad de México

Joseph Blatter, quien el pasado viernes había sido reelecto como presidente de la FIFA, dejó su cargo en medio de los escándalos de corrupción que han obscurecido lo conseguido por él, y su mano derecha Jerome Valcke, Secretario General del Organismo.

El ex dirigente del máximo organismo del futbol mundial, llamó a un nuevo congreso para elegir al nuevo mandatario.

LA FIFA CON MÁS PAISES AFILIADOS QUE LA ONU

Blatter había conseguido, desde su llegada a la FIFA, que de ser 144 miembros se incrementaran a 209. Logró que cada federación contara con su propio voto, dándole igualdad a cada uno de los que la conforman, con lo que cada uno vale lo mismo en el congreso.  

En 1981, el Comité Ejecutivo nombró a Joseph Blatter secretario general de la FIFA y en 1990 le confirió los poderes de director ejecutivo, pero finalmente fue elegido presidente del organismo el 8 de junio de 1998, relevando en el cargo al Dr. Joao Havelange.

LOS MUNDIALES BAJO LA LUPA DE BLATTER

Desde entonces, bajo su mando se organizaron y llevaron a cabo nueve Mundiales: España 1982, México 1986, Italia 1990, EEUU 1994, Francia 1998, Corea-Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Los últimos cuatro fueron supervisados por Blatter como Presidente de la FIFA.

En cuanto mundiales de la categoría Sub-20, superviso 8: Nigeria 1999, Argentina 2001, Emiratos Árabes 2003, Países Bajos 2005, Canadá 2007, Egipto 2009, Colombia 2011, Turquía 2013, Nueva Zelanda este año, y dejó organizado Corea del Sur 2017.

AMOR AL TRONO

En su primera oportunidad para mantenerse al frente de la FIFA, se impuso al sueco Lennart Johansson, quien estaba al frente de la Unión Europea de Fútbol (UEFA). En mayo de 2002, se reeligió a Joseph S. Blatter para un segundo mandato como presidente de la FIFA, venciendo al camerunés Issa Hayatou, que se desempeñaba como presidente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF).

En 2007 fue reelegido para su tercer mandato sin necesidad de realizar una votación, posteriormente en 2011, Blatter volvió a ser el único candidato a presidente. En el presente año, fue reelecto como máximo mandamás, pero dejó el cargo envuelto en escándalos de corrupción.

INICIA LA POLÉMICA EN LA “DICTADURA BLATTER”

CASOS MASTERCARD E ISL

El director de márketing, Jérôme Valcke, deja su cargo a finales de 2006 tras un asunto de un contrato litigioso sobre los rivales Mastercard y Visa. Seis meses más tarde, es nombrado secretario general de la FIFA.

ISL era la sociedad que administraba los derechos de difusión y de márketing de la Copa del Mundo hasta su quiebra en 2001. En 2010, la justicia suiza señaló que Joao Havelange, expresidente de la FIFA (1974-1998), y Ricardo Teixeira, patrón de la potente Confederación Brasileña (1989-2012), fueron sobornados a cambio de contratos exclusivos de derechos de televisión para la Copa del Mundo. Pero archiva el caso debido a lagunas del derecho suizo en vigor en la época.

CASO BIN HAMMAM

El hombre de negocios catarí Mohamed Bin Hammam, presidente de la Confederación Asiática (AFC), se coloca como rival de Blatter presentándose a la elección presidencial de mayo de 2011. La comisión de ética de la FIFA, que sospecha que compró votos en el seno de la Concacaf, abre poco antes un proceso contra él y Jack Warner, presidente de la Concacaf y vicepresidente de la FIFA.

Cuando se acerca la elección, todo se acelera. El 27 de mayo, a petición de Bin Hammam, un proceso se abre contra Blatter.

El 28 de mayo, "MBH" se retira de la elección presidencial. El 29, el comité de ética de la FIFA decide: Blatter es absuelto, Bin Hammam y Warner son suspendidos mientras dure la investigación. El 23 de julio, Hammam, reconocido culpable, es suspendido de por vida de toda actividad ligada al futbol.

MUNDIAL DE SUDAFRICA 2010, MANCHADO POR SUPUESTA CORRUPCIÓN

La imagen del Mundial de Sudáfrica 2010 quedó manchada por acusaciones sobre su candidatura de hace más de 10 años, en la que se involucraron sobornos por más de 10 millones de dólares para asegurar los votos necesarios que la de la FIFA requiere para su elección.

Ta fue la bomba que esto significó, que aunado a esto, en dichas denuncias, se dio a conocer que posiblemente, esto fue bajo el conocimiento, y participación del gobierno sudafricano.

Cabe señalar, que Blatter había prometido llevar el Mundial por primera vez a África, pero sufrió un fuerte revés cuando por un voto de diferencia, Alemania derrotó a Sudáfrica en la elección de la sede de la Copa Mundial de 2006.

NO A LA TECNOLOGÍA EN EL ARBITRAJE

El 17 de diciembre de 2009 se pronunció en contra del uso de la tecnología en el arbitraje, alegando en diversas ocasiones que de ser autorizada, el futbol “perdería su esencia”.

A pesar de lo dicho por Blatter, previo al mundial de Brasil 2014, se dio a conocer que este, sería el primer mundial en que se implementará tecnología, evitando así errores arbitrales y los conocidos goles fantasma.

BRASIL 2014, NO FUE LA EXCEPCIÓN

Para la elección de la sede de la Copa del Mundo Brasil 2014, Blatter había mencionado en declaraciones previas a la elección de la sede, que la nación carioca sería la sede de aquel año, dejando descartados candidatos como Venezuela.

La negativa a los venezolanos, según Batter, fue porque ese país no estaba preparado para ser sede, aun sabiendo que el proyecto ya estaba listo para ser nombrado candidato para alojar el mundial 2014. Al final se nombró como sede a Brasil, bajo una lluvia de críticas por la prensa, ya que no hubo competencia para Brasil.  

MUNDIAL DE QATAR, SE CONVIERTE EN UN ESPEJISMO

El culebrón se inicia en noviembre de 2010: dos miembros del comité ejecutivo de la FIFA, el tahitiano Reynald Temarii y el nigeriano Amos Adamu, son suspendidos respectivamente uno y tres años por no haber respetado el código ético, tras sospechas de corrupción en la próxima atribución de los Mundiales 2018 y 2022.

El 2 de diciembre de 2010, el Mundial-2022 es atribuido a Qatar para sorpresa general. Poco después, la prensa británica lanza acusaciones de corrupción.