Infantino, el abogado que buscará limpiar a FIFA

Gianni, administrador futbolístico y abogado suizo, fue elegido como presidente de FIFA en la votación de este viernes 

Gianni Infantino, el elegido en Suiza
Gianni Infantino, el elegido en Suiza (FIFA.com)

CIUDAD DE MÉXICO

La era Blatter terminó y este viernes inicia la era de Gianni Infantino, quien fue elegido como presidente de la Federación Internacional de Futbol Asociación.

Pero ¿quién es?, ¿de dónde salió?, aquí tratamos de resolver esas dudas.

Al igual que Salman, la campaña de Infantino surgió tras la caída en desgracia de Platini. Una vez que el presidente de la UEFA fue suspendido, las federaciones europeas buscaron otro candidato y apelaron a la mano derecha de Platini.

Como secretario general de la UEFA, el ejecutivo de 45 años es el más conocido de los candidatos debido a su papel como maestro de ceremonias en los sorteos de las competiciones europeas.

Obtener la mayoría de los 53 votos de Europa nunca iba a ser un problema. Y con 500 mil euros aportados por la UEFA, Infantino le dio la vuelta a la mundo en busca de adhesiones.

Su campaña aseguró al menos 69 votos, incluyendo los del bloque sudamericano de la CONMEBOL (10) y 11 de la CONCACAF.

Pero careció del respaldo público por parte de países asiáticos y africanos.

Nacido cerca del cantón suizo de Blatter, Infantino recurrió al estilo que caracterizó los 17 años de mandato del presidente, con su promesa de incrementar los montos de dinero que la FIFA reparte entre sus miembros.

También quiere agrandar el Mundial, de 32 a 40 equipos, y permitir que regiones puedan compartir el montaje del torneo, lo que permitiría que más países puedan albergar la cita cumbre del futbol.

Un experto en los despachos

Los primeros contactos deportivos de Infantino, hincha del Inter de Milán, fueron como secretario general del Centro Internacional de Estudio del Deporte (CIES) de la Universidad de Neuchâtel, antes de ser asesor de diversas entidades, entre ellas las ligas de futbol de España, Italia y Suiza.

Infantino entró en la UEFA en el año 2000, como encargado de cuestiones jurídicas y comerciales.

En enero de 2004 fue nombrado ya director de la división jurídica de la organización.

Durante esa etapa, subraya su currículum oficial de la UEFA, "estableció estrechos contactos con la Unión Europea, el Consejo de Europa y las autoridades gubernamentales".

Fue nombrado secretario general adjunto de la UEFA y alcanzó por fin la secretaría general en 2009.

Desde ese cargo tuvo un papel muy importante en el futbol europeo e impulsó proyectos como el del 'fair play financiero' de los clubes (no gastar más de lo que se ingresa), uno de los buques insignia de la UEFA en los últimos años.

Las reformas en la FIFA, sacudida por escándalos de corrupción desde mayo del año pasado, son imperativas e Infantino conoce de primera mano los proyectos en curso, como integrante de la Comisión de Reformas de la Federación Internacional constituida en julio del pasado año bajo la presidencia del abogado suizo François Carrard.

Una virtud que a sus 45 años puede llevar de nuevo a un suizo al sillón presidencial, después de la etapa de Blatter, de casi 80 años.