El Mundial del 2014, el último deseo de Nery

En la que fuera su última temporada como profesional, el delantero mexicano esperaba recuperar el nivel de antaño y colarse a la máxima justa de selecciones; el Rayo Vallecano fue el equipo con el que se despidió

Nery Castillo en su etapa con Rayo Vallecano
Nery Castillo en su etapa con Rayo Vallecano (Especial)

Ciudad de México

Corrían los últimos días de septiembre de 2013, era un sábado como muchos otros de aquel año, con mucho calor en la costa española, en Valencia. El modesto Rayo Vallecano de Paco Jémez visitaba al cuadro Ché, con la esperanza de sacar un buen resultado, por complicado que pareciera; Andrés Guardado, que entonces pertenecía a los de casa, fue descartado para el compromiso, mientras que Nery Castillo, de recién ingreso en el cuadro de Vallecas, había entrado en la convocatoria y podría, si la suerte le acompañaba, debutar en la Liga.

Se jugaban los minutos finales del partido, el Rayo perdía por 1-0; una bandera mexicana se encontraba en la tribuna baja del estadio Mestalla, cuando al 86', Jémez daba indicaciones a un Nery que instantes antes había realizado estiramientos y varios sprints; en sustitución de Saúl Niguez, Castillo veía sus primeros segundos de competencia, luego de que una lesión muscular le mermara en los primeros cotejos. El mexicano con sangre charrúa tocó la pelota hasta tres veces y cayó en los linderos del área enemiga, cuando enfilaba hacia el marco. Ayudó en poco.

En el sótano del Mestalla, apartado por el encargado de prensa del Rayo, Nery habló con La Afición, y lo hizo de todo un poco: sus metas, aspiraciones, deseos, la sed de revancha por el tiempo perdido... Todo quedó en palabras: "Estoy muy contento por estar ahora aquí; creo que Jémez y su cuerpo técnico trabajan muy bien y me siento con ganas de consolidarme aquí".

Castillo pedía una oportunidad en la selección nacional, de la que no volvió a vestir su indumentaria desde octubre del 2009, con Javier Aguirre en el timón; su último deseo era disputar la Copa del Mundo de Brasil: "México tiene que estar como sea en el Mundial; me siento muy contento en el Rayo, trabajando, y si Dios quiere, ojalá se me dé algún llamado de nuevo".

Se dice que fue por diferencias con Jémez, un entrenador de poca paciencia, pero la realidad es que la carrera de Nery terminó en enero del 2014, precisamente con el Rayo Vallecano, equipo en el que había depositado sus esperanzas de renacer futbolísticamente. Jugó su último partido el 18 de aquel mes, frente al Elche; días antes, contra el Villarreal, había marcado sus goles finales. Giovani Dos Santos y Javier Aquino, alinearon por el 'Submarino Amarillo'.