Grupo C: Japón, la favorita

La campeona llega a Canadá renovada y con la consigna de volver a alzar el trofeo como la mejor del futbol femenil

Japón, favorito
Japón, favorito (AFP )

Ciudad de México

Japón y Suiza pintan para ser las mejores de ese sector. Las asiáticas llegan con la etiqueta de favoritas mientras que las europeas pintan para hacer un trabajo.

Camerún podría dar la sorpresa con su velocidad, mientras que de la debutante Ecuador no se espera mucho.

Japón: Las campeonas

El fenomenal triunfo de Japón en el Mundial Femenil de Alemania 2011 fue fruto del trabajo de equipo, de su estilo de pases cortos y de su excelente técnica.

Se trata de una metodología que sigue siendo la piedra angular de su manera de jugar y que forma parte de las directrices de Nadeshiko, el proyecto de Japón para el desarrollo del futbol femenil.

El combinado apenas cuenta con grandes nombres, en su lugar prefiere basarse en la labor del colectivo y en la unidad. Lo que sí posee es profundidad y calidad, tanto en ataque como en las posiciones creativas del mediocampo. Y a pesar de que a menudo sus jugadoras no son tan potentes físicamente como sus rivales, pocos pueden superar el grado de esfuerzo y dedicación del que hace gala Japón.

Suiza: su fortaleza, la legión extranjera

La selección suiza tiene la ventaja de contar con varias futbolistas que juegan en el extranjero y que atesoran una gran experiencia.

Una de las figuras del equipo es Ramona Bachmann, que en la fase de clasificación demostró una vez más sus excelentes cualidades.

Bachmann debutó como internacional el 15 de junio de 2007 y ha sido desde entonces una habitual en las convocatorias del combinado helvético.

La atacante, que juega desde 2007 en el extranjero, fue nombrada Jugadora Suiza del Año en 2009 y ganó la Liga sueca en 2013 y en 2014.

Otra de las jugadoras más destacadas del combinado helvético es Lara Dickenmann, que ha conquistado numerosos títulos con el todopoderoso Olympique de Lyon francés.

Camerún: La sorpresa

A diferencia del equipo ante el que cayó en la final, Nigeria, que basa su éxito en el ataque, la formación entrenada por Enow Ngachu gana sus partidos desde la retaguardia. Annette Ngo Ndom, que ha competido en la Liga de Campeones Femenil de la UEFA con el Nové Zámky eslovaco, se llevó el premio a la mejor guardameta del torneo en Namibia, mientras que la capitana, Christine Manie, lideró a una defensa que únicamente recibió cuatro goles en cinco partidos disputados.

En punta, la gran figura es Gaëlle Enganamouit, autora de tres de las cinco dianas anotadas por Camerún en Namibia. Ngachu tiene a su disposición un plantel de gran experiencia, ya que la mayoría de sus integrantes juegan fuera de Camerún, y muchas de ellas ya han participado en un torneo global, al representar a las Leonas en los Juegos Olímpicos de Londres.

Ecuador: La debutante

"Nada nos detendrá", fue el lema que utilizó como motivación Ecuador, un equipo que tuvo la personalidad y el convencimiento para anular la presión de jugar como local el clasificatorio sudamericano, primero, y de obtener la plaza mundialista como visitante en la repesca, después.

Sus principales atributos futbolísticos son el irrenunciable orden táctico, el sacrificio y el oportunismo. Estas características le permiten contar con una columna vertebral flexible pero sólida, sin importar cuáles nombres la conformen.

En un grupo de futbolistas polifuncionales parejo, formado casi exclusivamente en el medio local, sobresalen la arquera Shirley Berruz, las defensoras Nancy Aguilar e Ingrid Rodríguez, las mediocampista Dennise Pesántez y Amber Torres, y las atacantes Giannina Lattanzio y Mónica Quiteros, autora del histórico gol de la calificación.