Se muere el Parma

Último de la Seria A, con 10 puntos en 23 encuentros, el Parma atraviesa una grave crisis financiera desde que comenzó la temporada; no jugará el domingo contra el Udinese 

Antonio Nocerino, durante un partido contra el Milan
Antonio Nocerino, durante un partido contra el Milan (Reuters )

Milán, Italia

El partido de la Serie A entre el Parma y el Udinese del domingo ha sido suspendido debido a que el equipo local, sumido en una profunda crisis económica, no tenía dinero para pagar la seguridad y al personal del estadio, según los medios italianos.

La Federación Italiana de Futbol (FIGC) dijo que su presidente Carlo Tavecchio había intervenido personalmente para posponer el partido después de que el alcalde de Parma exigiera que se jugase a puerta cerrada.

Los jugadores aseguran que no han cobrado en toda la temporada y aún continúan esperando, a pesar de que el club ha sobrepasado la fecha límite para pagarles, situada el pasado lunes.

"La decisión la tomó hoy el presidente Carlo Tavecchio después de tomar nota de las medidas del alcalde de Parma", dijo la FIGC en un comunicado.

La Federación explicó que la decisión se tomó después de que el sindicato de jugadores y la asociación de entrenadores "expresasen el descontento (de sus miembros) por jugar a puerta cerrada".

El Parma, que ya ha sido penalizado con un punto por violar las regulaciones financieras y no pudo participar en la Europa League esta temporada a pesar de haberse clasificado, ha cambiado de manos dos veces en los últimos dos meses.

Dastraso Holdings, un conglomerado chipriota, tomó el control del club en diciembre y nombró presidente a Ermir Kodra, un albanés de 29 años.

El Parma fue vendido entonces al grupo esloveno Mapi Group.

Giampietro Manenti, el último presidente, dijo en su toma de posesión que confiaba en solucionar los problemas del equipo y en que se pagasen los salarios de los jugadores.

"Hablamos ayer con el presidente Manenti, que nos dijo que el problema era simplemente que el dinero se transfiriese a nuestras cuentas", dijo el capitán del equipo, Alessandro Lucarelli, al canal por cable de Mediaset el viernes.

"Dijo que el dinero ya se había pagado, pero estamos perdiendo la paciencia. Es la hora de los hechos. Dimos una fecha límite concreta y ahora tendremos que actuar como un equipo".

El momento álgido del Parma fue en la década de los noventa, en la que cosecharon dos Copas de la UEFA, una Recopa de Europa y dos Copas de Italia, así como un subcampeonato de la Serie A.