Bajo la lluvia, Portugal llora a Eusebio

El gobierno decretó tres días de duelo nacional tras el fallecimiento de Eusebio

Funeral de Eusébio en Lisboa
Funeral de Eusébio en Lisboa (Reuters )

LISBOA, Portugal

Docenas de miles de aficionados rindieron el lunes homenaje a Eusebio, el legendario futbolista portugués cuyo féretro fue transportado en un cortejo fúnebre por las calles de Lisboa.

En una tarde lluviosa, la muchedumbre salió de oficinas y cafés, aplaudiendo al paso del coche fúnebre que se detuvo para un acto en el Ayuntamiento de la capital portuguesa para un acto.

A primera hora del día, varios dignatarios y cientos de aficionados, algunos llorando, acudieron a la capilla ardiente que se instaló en el Estadio de la Luz del Benfica, el club donde Eusebio brilló durante su carrera en la década de los 60 y 70. Alrededor de 10.000 aficionados en el estadio aplaudieron y cantaron cuando el ataúd fue colocado en el centro de la cancha.

El gobierno decretó tres días de duelo nacional tras el fallecimiento de Eusebio el domingo por un problema cardiorespiratorio. Tenía 71 años.

Eusebio da Silva Ferreira, quien nació en Mozambique cuando ese país africano todavía era una colonia portuguesa, fue conocido como la "Pantera Negra" por su agilidad, velocidad y potencia durante su época de oro en la década de 1960 con Benfica y la selección portuguesa.

Considerado como uno de los mejores de la historia, la mayor de las gestas de Eusebio fue conducir a Portugal al tercer lugar en el Mundial de 1966. Recibió el Balón de Oro en 1965 y en dos ocasiones (1968 y 1973) ganó la Bota de Oro al máximo goleador europeo. Según la FIFA, marcó 679 goles en 678 partidos oficiales.

Eusebio iba a ser enterrado cerca del estadio de Benfica. Las autoridades indicaron que estudian trasladar más adelante sus restos el Panteón Nacional de Lisboa, en el que reposan ilustres figuras de la historia del país.