Tras 30 años, club argentino endereza su cancha de futbol

El Liniers tuvo que corregir la cancha, cuya mitad del campo era más chica, luego de que la Asociación de Futbol Argentino le prohibió jugar como local por dichas fallas.

El Club Liniers tenía una cancha torcida y no podía jugar de local
El Club Liniers tenía una cancha torcida y no podía jugar de local (AP)

Buenos Aires, Argentina

El club argentino que tenía su cancha de futbol torcida la enderezó después de casi 30 años y podrá volver a jugar como local cuando se reanude el campeonato en febrero próximo.

Liniers, club que milita en la quinta categoría, dio por finalizadas las obras que inició en septiembre pasado, después que la Asociación del Futbol Argentino (AFA) le prohibió jugar en su estadio hasta que no corrigiera la anomalía.

"Nos da un poco de nostalgia a mí y a todos los hinchas que nuestra cancha no esté más en falsa escuadra", declaró el presidente de Liniers, Marcelo Gómez, al deportivo Olé del miércoles. "Era un símbolo de nuestro club, característico de la institución".

La cancha tenía más una forma de trapecio que de un rectángulo. Entre otras fallas, una mitad del campo era más chica que la otra, sus líneas perimetrales no estaban encuadradas y al tener un arco corrido si se trazaba una línea recta desde ese lugar terminaba al borde de la otra área.

Liniers, con sede en la ciudad de San Justo, lindante con la capital argentina, jugó con la cancha torcida desde que la inauguró en 1987 con capacidad para unas 5 mil personas.

Las anomalías eran ignoradas por la mayoría de los aficionados al futbol, pero conocidas en el balompié del ascenso. Ningún club jamás protestó, hasta que sí lo hizo la AFA casi tres décadas después cuando se habría enterado de los errores a través del Google Maps.

La reinaguración oficial de la nueva cancha de Liniers será en febrero cuando "La Topadora" reciba a Claypole por el campeonato de primera D, en el que marcha en el quinto lugar.