Leicester City, la mejor historia del año

The Foxes está a un triunfo de coronarse por primera vez en la Premier League; Claudio Ranieri y sus pupilos, listos para visitar mañana al United en Old Trafford

Leicester está a tres puntos de ganar la Premier League
Leicester está a tres puntos de ganar la Premier League (Reuters )

Ciudad de México

Dirigiendo al Barcelona, previo a una final relevante, Josep Guardiola apuntó: "Solo se nos recordará si ganamos, si superamos la adversidad y logramos dejar huella".

Hoy, su teoría se minimiza ante la imagen de un equipo humilde que, a su forma, ha peleado y está a tres puntos de ser campeón de la Premier League. Es el Leicester City y una novela que ha mantenido boquiabierto al mundo del futbol durante los últimos meses.

Y es que a este equipo se le recordará incluso si no se lleva el título; este domingo (tienen 76 puntos) se enfrentan al Manchester United, en Old Trafford, el Teatro de los Sueños. Leicester, una ciudad ubicada en el corazón de Inglaterra, que combina arquitectura medieval y modernidad en sus fachadas, inició la temporada 2015-16 sin grandes objetivos por delante.

El equipo había concluido la campaña anterior con 41 unidades, posicionado en el peldaño 14 de la tabla; The Foxes se rezagaron con diferencia de 46 puntos a comparación del Chelsea campeón, aunque se había salvado del descenso. Satisfacción suficiente. Sin embargo, el destino aguardaba mejores planes para Los Zorros. Todo comenzó un lunes a mediados de julio de 2015, cuando la directiva apostó por el italiano Claudio Ranieri, veterano estratega, para que este asumiera el timón del colectivo.

Con 63 veranos y más de 30 años de experiencia, el timonel volvía a la Premier League —dirigió al Chelsea entre 2000 y 2004— con una labor distinta: no pelearía, en el papel, por el campeonato; sí, por la permanencia. Así, Ranieri, con 40 puntos como la meta a cosechar, para mantener la categoría, se encontró con una plantilla con sed de revancha por diversas circunstancias y ánimo de demostrar su capacidad desde el comienzo de la justa: "Cuando dirigí mi primer entrenamiento, y vi la capacidad de los jugadores, supe que podríamos sobrevivir en la Premier, que había oportunidad de quedarnos y algo más", relató el timonel en una carta publicada a inicios de abril en The Players Tribune.

En el vestidor, Ranieri arropó a los suyos y les brindó confianza. El timonel apostó, por ejemplo, por Jamie Vardy como único centrodelantero en su esquema y este le respondió con goles por racimos, llegando incluso a imponer marcas en este rubro. El pasado 28 de noviembre se convirtió en el único futbolista de la máxima competencia inglesa en sumar once fechas anotando al hilo:

"Tiene libertad para moverse en todo el frente de ataque; nos aporta demasiado", lo describe su entrenador. De igual forma, Claudio Ranieri reforzó confianza sobre sus líderes en el campo, sobre piezas vitales, como el defensor central de origen jamaiquino, Wes Morgan, quien es su capitán, o el incombustible N'Golo Kanté, un habilidoso y rápido volante ofensivo.

"Antes de cada partido les decía: 'somos un equipo humilde, chico, así que tenemos que luchar con el corazón; no me importa el nombre del rival, o si dicen que son mejores que nosotros, porque tendrán que demostrarlo. Tenemos 90 minutos para cambiar eso, salgan y jueguen con el alma'", confesó el estratega.

PIZZA Y GOLES

A pesar de un buen inicio, Leicester sufría para no recibir gol. Consciente de ello, Ranieri convenció a sus futbolistas: "Cada vez que terminemos sin gol en contra, yo invitaré la pizza", les alentaba. Fue ante el Crystal Palace, el 24 de octubre, cuando Claudio cumplió su palabra y llevó a su plantilla al centro de la ciudad, a Peter Pizza, donde ellos mismos prepararon sus alimentos, gracias a un 1-0 conseguido con determinación.

"Nos motivábamos con cualquier pretexto", dijo el técnico. Buen ambiente, jugadores a tope anímico y en el campo, un timonel que conoce a su plantel, así como triunfos ante Newcastle, Chelsea, Tottenham o Liverpool, ahora tienen a un cuadro de 132 años de vida, a minutos de sumar su primer campeonato de Liga. La historia de Leicester parece un verdadero cuento de hadas.

"Hace pocos años, muchos de mis jugadores estaban en otras divisiones. Vardy trabajaba en una fábrica; Kanté militaba en tercera y hoy, luchamos por un título que lucía imposible hace meses... Los aficionados que me encuentro por la calle me dicen que están soñando y les respondo: 'Vale sueñen por nosotros. Nosotros no soñamos, tenemos que trabajar duro'", acotó Ranieri.