El Galaxy 'finiquita' carrera de mexicanos

Jonathan Dos Santos se convierte en el quinto mexicano en militar con el Galaxy; sus antecesores, incluyendo a su hermano, Giovani, han puesto una pausa en su trayectoria durante su estadía en California.

Giovani Dos Santos, jugador del LA Galaxy
Giovani Dos Santos, jugador del LA Galaxy (Mexsport)

Ciudad de México

Los Ángeles pareciera un destino apetecible para cualquiera. Llámese turista o futbolista, radicar o trabajar en esta ciudad, es un festín, pues no solo aumenta tu calidad de vida, también la de los tuyos. Jonathan Dos Santos ha decidido dar un paso de costado a su carrera en Europa y lo hace para jugar al lado de su hermano en el LA Galaxy, un equipo dominante en la MLS, pero que sin duda, representa un retroceso en su trayectoria profesional. En los Estados Unidos asegurará su futuro económico, pero podría disminuir su nivel sobre el terreno de juego.

Y no solo eso. Está comprobado con sus antecesores, que el Galaxy, históricamente, ha terminado con las carreras, al menos en el margen competitivo, de varios futbolistas mexicanos que llegaron como estrellas mediáticas y terminaron por sepultar sus trayectorias. Esta inercia comienza con su hermano, Giovani, que fichó con el cuadro angelino a mediados del 2015 y que hasta ahora, en casi tres años, apenas ha disputado 58 encuentros en todas las competencias posibles. La baja de nivel la exhibió con la selección nacional, en la pasada Copa Confederaciones.

Antes, Luis Hernández fichó por el Galaxy en 1999 y permaneció un año en Los Ángeles, donde a pesar de arribar como un refuerzo mediático, no convenció a la tribuna con goles, como había acostumbrado en selección nacional; su participación fue a la baja, lo mismo que su nivel, situación que se reflejó en el Tri. Disputó una Final con el LA, misma que perdió frente al San José Earthquakes, para después volver, sin pena ni gloria, al balompié nacional, con el América, a mediados del 2001.

Previo a la irrupción del 'Matador', Carlos Hermosillo probó suerte con el Galaxy. El estandarte del último título de Liga de Cruz Azul marcó 14 anotaciones en su primera y única temporada con el LA, misma en la que llegó hasta la Final del torneo, aunque en dicha instancia sucumbió frente al poderío del DC United, un escuadrón dominante en años anteriores. Tiempo después de su participación en la MLS, el mismo ariete confesaría que: "Fueron meses complicados, tiempos difíciles, estaba lejos de mi familia, de mis hijos y la Liga no es lo que hoy en día".

El primero en incursionar con el Galaxy fue Jorge Campos, que llegó a California en la temporada de estreno de la MLS en 1996. También jugó la campaña 1997 y permitió 50 goles en 43 partidos disputados. El cancerbero mexicano llegó a la Final de la MLS Cup con el Galaxy en 1996, pero se quedó con las ganas de ser Campeón, ya que el DC United se llevó la corona en emocionante partido que se definió en tiempo extra con gol de oro de Eddie Pope. Su paso por Estados Unidos no reflejó la calidad de su capacidad bajo los tres postes.