El reto de comparar: Más allá del Rose Bowl

Deje lo que deje el duelo de esta noche entre las selecciones de Estados Unidos y México, Osorio y Klinsmann acapararán la atención en la eliminatoria

Osorio - Klinsmann
Osorio - Klinsmann (Reuters / Mexsport)

Ciudad de México

Deje lo que deje el duelo de esta noche entre las selecciones de Estados Unidos y México, estos dos hombres acapararán la atención en la eliminatoria mundialista de la Concacaf, la cual dará comienzo en un mes. Klinsmann, en busca de la credibilidad perdida, y Osorio, a desmarcarse del rechazo y las críticas.

*Descarga aquí la versión impresa*

SEDUCTOR E INTRINCADO

Es un excelente comunicador. Articulado, perspicaz e inteligente. Sabe cómo hacerlo y le encanta tener la atención y admiración de sus interlocutores.

Sabe siempre hasta dónde quiere llegar. Le gusta ganarse

a sus jugadores en el vestuario con un discurso frontal y atento, buscando siempre la empatía y queriendo impartir enseñanzas a sus dirigidos.

Sabe que para ello es importante escuchar y lo hace. En la cancha, sus equipos son atrevidos, dinámicos y atentos. Tiene el problema de que a veces su discurso es demasiado elevado y no llega a donde tiene que llegar aunque parezca que sí, pues su postura suele ser inhibidora, generando lagunas de comunicación. Lo cual podría explicar gran parte de sus fracasos deportivos.

FRUSTRACIÓN Y ACADEMIA

Tuvo una trayectoria corta y modesta como mediocampista. Integró una selección de Colombia sub 20 y luego pasó al profesionalismo con Deportivo Pereira.

Una lesión lo retiró tras cinco años en activo. Decidió radicar en Estados Unidos, donde inició su preparación como preparador físico y entrenador. Después se fue a Inglaterra a completar sus estudios.

ESTUDIOSO OBSESIVO

Tiene 53 años. Nació el 8 de junio de 1962, en Santa Rosa de Cabal, Colombia. Puede decirse de él que es todo un académico del futbol. Ha sustituido las vivencias que no tuvo como futbolista, con cientos de horas de lecturas y análisis. Sabe que esa es la mejor manera de distinguirse de los entrenadores que cuentan con una gran trayectoria como futbolistas.

FIGURA LONGEVA Y GOLEADORA

Fue un gran goleador, el típico depredador del área que utilizaba su estauta, fuerza y habilidad para marcar.

Con su selección ganó el Mundial de Italia 1990 y la Eurocopa de 1988. Jugó para el Stuttgart, Inter de Milán, Mónaco, Tottenham Hotspur, Bayern Múnich, Sampdoria y Orange County Blue Star, este último en Estados Unidos, donde se retiró.

CONTINUIDAD SIN TÍTULOS

A diferencia de Osorio, a Klinsmann le gusta cumplir sus contratos como entrenador y cerrar bien el círculo.

O al menos ha tenido más continuidad. Dirigió a la selección alemana en el Mundial de 2006, fracasando en el intento de ser campeón en casa; luego llegó al Bayern Múnich, al Toronto, de la MLS, y desde 2011 a la selección de Estados Unidos.

SIMPÁTICO Y MOTIVADOR

Es relajado y simpático, un hombre que a partir de su afabilidad predica su conocimiento.

No quiere ni puede, pese a sus 51 años de edad (nació el 30 de julio de 1964, en Goppingen, Alemania), desprenderse de la imagen de futbolista. Llega practicando jogging o en bicicleta a los entrenamientos cuando les toca hacerlo en su centro de alto rendimiento en California, estado en el que reside. Procura sonreír, incluso cuando está triste o contrariado.

Jürgen sabe rodearse de estudiosos del futbol que le ayudan a desempeñar su labor. Él juega el rol de la figura ejemplar, utilizando su gran trayectoria. No es que no se interese o no sepa analizar un partido, pero esto no forma parte de sus obsesiones o tareas primordiales.