Lionel Messi firmaba "porque confiaba en mi papá"

El argentino compareció ante las autoridades por un presunto fraude millonario al fisco español; Lionel no tenía "ni idea" de cómo se gestionaba su patrimonio

MADRID, España

Entre gritos de ¡ladrón, ándate a Panamá! Leo Messi abandonaba ayer la Audiencia de Barcelona tras el juicio de apenas cuatro días y que hoy quedará visto para sentencia. El futbolista del FC Barcelona está acusado de fraude a Hacienda por 4,1 millones de euros y por ello la Abogacía del Estado pide 2 años de cárcel para el delantero, lo misma que para su Padre Jorge Horacio Messi, su administrador.

"Yo me dedicaba a jugar fútbol. No sé nada de eso; nunca me interesé, sinceramente", le respondía balbuceante Messi a la fiscal Raquel Amado al preguntarle si tenía alguna sospecha de que sus gestores podrían estar incumpliendo las obligaciones tributarias.

La declaración de Messi duró solamente 15 minutos y fue interrumpida por la fiscal en tres ocasiones. "No le oigo, hablé más fuerte", le repitió al futbolista que respondió en muchas ocasiones con monosílabos como si estuviera en una sala de prensa de equis estadio.

El crack argentino dijo que eran los asesores fiscales del despacho Juárez quienes se encargaban de todo: "Creo que lo controlaban todo. Mi papá se había encargado de que fueran abogados que llevaran las cosas. Para eso estaban".

Messi se negó a contestar las preguntas de la Abogacía del Estado –única parte que le acusa a él en este juicio-, igual que su padre, en un juicio en el que se escuchaban afuera de la sala las decenas de personas que atizaban al futbolista pero también a otros que le vitoreaban.

Los Messi están acusados de tres delitos fiscales por presuntamente defraudar 4,1 millones de euros a la Agencia Tributaria al ocultar los ingresos derivados de sus derechos de imagen en las declaraciones de IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas) del jugador de los años 2007, 2008 y 2009 -la Abogacía acusa a ambos pero la Fiscalía solo al padre porque cree que el hijo no estaba al tanto del entramado-.

Messi insistió ante la fiscal en que a él nunca le explicaron cómo se gestionaban sus derechos de imagen, y aseguró que nunca preguntó a su padre por esto.

Eso sí, reconoció que él firmaba los contratos, pero no decidía cómo canalizar los ingresos: "Lo único que sabía es que firmábamos acuerdos con diferentes patrocinadores cuando yo tenía que hacer anuncios o fotos o cosas de esas".

"Como ya le dije, firmaba porque confío en mi papá. No sé nada de eso. Nunca me interesé, sinceramente, por eso", repitió el futbolista.

La Fiscalía solicita que se archive la causa para el jugador del FC Barcelona y que se condene a Jorge Horacio Messi a 18 meses de prisión por tres delitos contra la Hacienda Pública, porque en su opinión el jugador no tuvo conocimiento del fraude perpetrado por su padre y representante.

El interrogatorio del padre del crack fue más extenso, aunque también se negó a contestar a las preguntas del abogado del Estado. Sí respondió a la fiscal.

El progenitor del futbolista se escudó en sus asesores, primero el argentino Rodolfo Schinocca, que según él se quedó con dinero de un contrato, y después en el despacho de abogados Juárez. Reconoció que el primero creó una primera estructura societaria en el extranjero y los segundos otra que sustituyó a la primera. Dijo que desconoce cómo funcionaban.

Al abandonar la Audiencia de Barcelona, con un séquito de guardaespaldas y amigos, a Leo Messi se le vio con la misma cara de circunstancia que cuando entró. Ese mismo rostro tranquilo que demuestra dentro del campo como si no pasará nada a su alrededor.

Está previsto que el juicio, que comenzó el martes, acabe este viernes con la lectura de los informes finales de las partes, pero no asistirán ni Messi ni su padre.