Dopaje en seleccionados rusos son "acusaciones infundadas"

Alexey Sorokin, presidente del comité organizador del Mundial 2018, aseguró que los jugadores de Rusia son examinados constantemente, por ello, el supuesto dopaje es "infundado"

Alexey Sorokin, presidente del comité organizador del Mundial Rusia 2018
Alexey Sorokin, presidente del comité organizador del Mundial Rusia 2018 (Tomada de FIFA)

San Petersburgo

"No hubo ningún incidente. Todos los exámenes dieron negativo. Hay que hablar de hechos y no de simples acusaciones", respondió este lunes el presidente del comité de organización del Mundial 2018, Alexey Sorokin, dos días después de la aparición de artículos en la prensa británica acusando de dopaje a los futbolistas rusos en Brasil-2014.

"Es muy raro que eso salga ahora. Es infundado", se lamentó Sorokin durante una conferencia de prensa de la FIFA en San Petersburgo.

"Nuestros jugadores están continuamente examinados. No sólo cooperamos con la FIFA, sino con todas las agencias responsables del dopaje. Hay que hablar de hechos, no de simples acusaciones. Si no hay hechos hablemos sólo de futbol", insistió.

El Mail on Sunday y The Guardian informaron de que la integralidad de los jugadores que participaron en el Mundial de Brasil 2014, así como otros once futbolistas rusos, están siendo investigados por la FIFA por sospechas de dopaje.

"Lo que han escrito es un sinsentido. No se tomen la molestia de leer la prensa británica esta mañana", declaró el viceprimer ministro ruso Vitali Mutko el domingo.

Los 34 jugadores supuestamente investigados, según los medios británicos, figuran en la lista mil "personas dignas de interés" establecida por las autoridades mundiales de lucha contra el dopaje.

El Mail on Sunday precisa, no obstante, que actualmente no hay pruebas para afirmar que los futbolistas son culpables de dopaje.

Estas nuevas acusaciones vuelven a sembrar las dudas sobre el deporte en Rusia, donde se está celebrando la Copa de las Confederaciones, una especie de ensayo general para el Mundial que se disputará dentro de un año.

El pasado mes de julio, un informe elaborado por el jurista canadiense Richard McLaren reveló un sistema de dopaje de Estado en el deporte ruso entre 2011 y 2015.