Renuncia Joseph Blatter a presidencia de FIFA

El mandamás del futbol internacional convocó a nuevas elecciones, después del escándalo de corrupción que atraviesa la entidad  

Joseph Blatter ex presidente de FIFA
Joseph Blatter, presidente de FIFA (AP)

Ciudad de México

El suizo Joseph Blatter renunció a su cargo como presidente de la FIFA, y su sucesor será elegido en un Congreso extraordinario de la entidad, que se realizará entre diciembre de 2015 y marzo de 2016.

"Pongo mi mandato a disposición", señaló sorpresivamente Blatter, quien, hasta entonces, seguirá al frente del ente rector.

"Voy a organizar un Congreso extraordinario para que se decida un reemplazante en la presidencia", agregó el suizo de 79 años, quien aclaró que no se presentará en busca de un nuevo período al frente de la FIFA.

"Si bien, tengo el mandato de los miembros de la FIFA, no siento que tenga el mandato de todo el mundo del futbol; los fans, los jugadores, los clubes, la gente que vive, respira y ama el futbol como todos lo hacemos en la FIFA", explicó Blatter en una conferencia urgente en Zúrich, en la que no admitió preguntas.

"Por eso, he decidido poner a disposición mi mandato en un Congreso extraordinario. Voy a seguir ejerciendo mis funciones como presidente de la FIFA hasta esa elección", aclaró.

"Voy a continuar ejerciendo mis funciones hasta entonces y me libero a partir de ahora de las obligaciones de unas elecciones"

El próximo Congreso ordinario de la FIFA está previsto para el 13 de mayo de 2016, en la Ciudad de México, "pero esto va a crear una demora innecesaria, por lo que voy a urgir al comité ejecutivo a organizar un Congreso extraordinario para la elección de mi sucesor lo antes posible. Esto debe ser realizado en línea con los estatutos de la FIFA y debemos garantizar el suficiente tiempo a los candidatos", afirmó Blatter.

El suizo, quien preside la FIFA desde 1998, y que el viernes había sido reelegido para un quinto mandato consecutivo, con vencimiento en 2019, tomó la decisión tras los últimos escándalos de corrupción que salpicaron al ente rector, en especial la detención en Zúrich de siete altos directivos, tras una investigación de la justicia estadunidense.

"Las elecciones han terminado, pero las implicaciones de la FIFA no han terminado en el escándalo", señaló Blatter en un discurso pronunciado en francés.

"No voy a seguir. Voy a estar libre de las restricciones de una elección. Voy a estar en una posición para enfocarme en reformas profundas. Por muchos años hemos llamado a reformas, pero no han sido suficientes", expresó Blatter.

Según informó el ítalo-suizo Domenico Scala, presidente de la Comisión de Auditoría y Conformidad de la FIFA, el Congreso en el que se elegirá al sucesor de Blatter se realizaría entre diciembre de 2015 y marzo de 2016, previo al Congreso en suelo Tricolor.

Joseph expresó, además, su intención de implementar "cambios estructurales" en la conformación del Comité Ejecutivo de la FIFA; entre ellas, opinó que sus miembros deberían ser elegidos a través del Congreso de la entidad.

"El comité ejecutivo incluye a representantes de las confederaciones, sobre los cuales no tenemos control, pero por cuyas acciones la FIFA es responsable. Necesitamos cambios estructurales y profundos. El tamaño del comité ejecutivo debe ser reducido y sus miembros deberían ser elegidos a través del Congreso de la FIFA", afirmó.

"Los controles de integridad para todos los miembros deben ser organizados centralmente por la FIFA y no por las confederaciones. Debemos poner límites a los mandatos, no sólo del presidente, sino de todos los miembros del comité ejecutivo".

Las 14 personas que se encuentran imputadas por la justicia estadunidense, bajo acusaciones de corrupción, provienen o están en la mira por sus negocios con la Conmebol (Confederación Sudamericana de Futbol) y la Concacaf (Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe).

Las reformas propuestas por Blatter serán coordinadas por Scala, quien se encargará de gestionar la organización del próximo Congreso extraordinario.