Los hinchas ingleses, en pie de guerra por el precio de las entradas

Pese a los millonarios contratos televisivos de la Premier League que son distribuidos a los clubes, el costo de las entradas ha ido en aumento

Aficionados del Liverpool
Aficionados del Liverpool (DPA )

LONDRES, Inglaterra

La imagen de los hinchas del Liverpool retirándose masivamente de Anfield en señal de protesta dio la vuelta al mundo, pero podría ser apenas el comienzo: los aficionados del fútbol inglés se encuentran en "pie de guerra" con los clubes por un aumento del precio de las entradas de la Premier League que consideran desproporcionado.

"Creo que hemos llegado a un punto de inflexión", consideró Malcolm Clark, el presidente de la Federación de Hinchas del Fútbol ("The Football Supporters' Federation"), una organización que defiende los intereses de los aficionados del fútbol en Inglaterra y Gales.

"Los clubes podrían dejar entrar a todo el mundo gratis durante toda la temporada y aún así tendrían más dinero que en la última temporada con el actual contrato de televisión", denunció Clark en declaraciones a BBC Radio 5.

El millonario nuevo acuerdo de televisivo que han conseguido los clubes ingleses es la envidia del resto del futbol europeo, pero también está empezando a generar algunos problemas a los equipos, que están en la lupa de sus propios hinchas por la administración de sus recursos.

El contrato para el período 2016-2019 aporta a los 20 clubes de la Premier League unos 8.300 millones de libras (unos 12.000 millones de dólares), es decir, un 50 por ciento más que el anterior convenio. Pese a ello, los clubes han seguido aumentando los precios de unas entradas que ya eran consideradas costosas por la mayoría de los aficionados.

"Los hinchas están empezando a tomar dimensión de los ingresos que aporta el nuevo acuerdo de televisación y están empezando a pensar que deberían recibir alguno de esos beneficios. Sin la gente, la Premier no sería un producto tan interesante", opinó Clark.

El presidente de la Federación de Hinchas del Futbol aseguró además que planea reunirse con aficionados de los 20 equipos de la máxima categoría para definir los próximos pasos a seguir tras la protesta realizada por los hinchas del Liverpool.

El tema se colocó en el centro de la agenda después de que unos 10 mil aficionados del Liverpool se retiraran durante el partido disputado en Anfield ante el Sunderland con motivo del aumento de las entradas a 77 libras esterlinas (casi 112 dólares) para la temporada 2016/2017.

Los hinchas del equipo "red" organizaron una campaña para retirarse justo en el minuto 77. Los fanáticos expresaron su descontento a través de las redes sociales con la consigna #WalkOutOn77 y mediante panfletos que repatieron en las tribunas. Además, mostraron una bandera que decía "Sin hinchas el fútbol no es nada".

De la protesta participó el ex defensor del Liverpool Jamie Carragher, mientras que el antiguo entrenador del equipo Roy Evans apoyó la medida y advirtió que "no hay que dar por sentada la presencia de hinchas" en los estadios.

"No puede estar todo relacionado con el dinero, hay que volver a ser un deporte", pidió Evans en declaraciones a la BBC Radio. "Espero que el Liverpool tenga la grandeza para trabajar en esto. Parece ridículo que los precios suban".

Carragher consideró en su columna para el "Daily Mail" que 77 libras es simplemente demasiado dinero para la mayoría de los aficionados del Liverpool.

"Los precios deben ser justos. Sé que el aumento no me afectará a mí, pero también conozco perfectamente a mi ciudad. Setenta y siete libras es demasiado para ver un partido de fútbol en cualquier lugar, pero el precio es particularmente alto para Liverpool", opinó el ex jugador.

El técnico del Liverpool, el alemán Jürgen Klopp, también pidió encontrar una solución, aunque su par del Arsenal, el francés Arsene Wenger, advirtió que las ecuaciones no son tan sencillas como parecen.

Según Wenger, los mayores ingresos por televisión van a elevar también el monto de los fichajes de los futbolistas, lo cual obligará a los clubes a subir los precios de las entradas.

"Lo que va a pasar es que los precios de los jugadores se van a elevar y se necesitará contar con más dinero para traer a nuevos jugadores", señaló el francés.