Guillermo Ochoa, de la atajada a Neymar a la banca

El mexicano fue figura en Brasil 2014 después del cero a cero ante el anfitrión en el segundo duelo del Tri en el Mundial; sin embargo, jamás volvió al plano estelar

Ciudad de México

"Creo que sí viene siendo el partido de mi vida, hasta el momento; había tenido partidos así, pero no se compara hacerlo en un Mundial contra el local, contra el máximo ganador, el candidato, no es fácil y sí, contento de hacerlo en un marco así", las palabras de Guillermo Ochoa después de su actuación en Brasil 2014 ante la canarinha: loas, abrazos, y trascendidos de fichaje por monstruos del futbol europeo. El portero mexicano estaba en los cuernos de la luna después de 90 minutos de ensueño.

México y Brasil empataron sin goles en su segundo duelo del Mundial, y una atajada de 'Memo' a cabezazo de Neymar incluso se plasmó en un mural. Era una Copa del Mundo y las figuras para eso están, para maquillar las carencias y el temor de la afición: Neymar intentó, Oribe Peralta peleó y Ochoa salvó al Tri durante ese partido, al 26', después de un cabezazo monumental del 10 canarinho; Guillermo, a una mano, atajó el 1-0.

Además, antes del fin de esos primeros 45' en el estadio Castelão, 'Paco' 'Memo', literalmente, sacó el pecho y paró el tiro a quemarropa de David Luiz, otra atajada de estampa.

¿Lo que demostraste frente a Brasil te ayudará para firmar con un equipo importante? Pregunta de nuestra reportera en Brasil, Minelli Atayde, en aquel momento, a Guillermo.

"La verdad no he pensado en eso, pienso en este momento; como lo dije, si en lo colectivo nos va bien, en lo individual nos va a ir bien, así que hay que seguir así, eso se lo dejo a mi agente", la respuesta de un ilusionado meta que sí, dejó en manos de su agente su destino, quien lo envió al Málaga de España, donde Carlos Kameni, el meta camerunés, siempre fue hombre de confianza en la portería blanquiazul desde su arribo en agosto de 2014.

"No existe relación alguna entre nosotros, es inexistente. Hubo diálogos profesionales a su llegada. Después del segundo partido ya no me habló", palabras de Carlos que recogió Marca en febrero de 2015.

Copa del Rey, su único escaparate, competencia de nula relevancia blanquiazul, siempre atrás del camerunés, aunque Ochoa jamás perdió la mesura sobre su posición en un equipo al que llegó como el hombre fuerte para un arco que recibió 35 dianas en contra durante la campaña 2015-16, con 13 actuaciones del mexicano en la campaña.

"Quiero seguir porque estoy muy a gusto, pero nunca se sabe cómo se van a dar las cosas", de las últimas frases de 'Memo' antes de perfilar su arribo al Granada, otra entidad que está en la zona baja de la liga ibérica, club acostumbrado a pelear la pérdida de la categoría, aunque, en versión de la prensa de la región, al menos contaría con la promesa que lo encumbró en Brasil 2014 y lo ubicó bajo el humo del rumor de los gigantes de Europa: la titularidad.