Barcelona se lleva el Joan Gamper en la noche del Chapecoense

El conjunto blaugrana goleó 5-0 al cuadro brasileño en un duelo lleno de emociones donde se homenajeó a los sobrevivientes del accidente que sufrió el equipo sudamericano

Messi festeja tras marcar gol contra el Chapecoense
Messi festeja tras marcar gol contra el Chapecoense (AP)

Ciudad de México

Gerard Deulofeu, con un gol y dos asistencias en 45 minutos, se reivindicó en la noche en la que el Barcelona homenajeó al Chapecoense, en una jornada muy emotiva para el conjunto brasileño, que recibió el cariño del Camp Nou, pero no evitó la goleada del conjunto azulgrana (5-0).

La actuación del extremo catalán, repescado este verano del Everton, fue lo más destacado de un partido cuyo principal atractivo fue la carga emotiva de un duelo muy especial para el club brasileño, que perdió a casi toda su plantilla en el accidente aéreo que sufrió en Colombia el pasado mes de noviembre y que se cobró 71 víctimas mortales.

La escuadra sudamericana, que lucha ahora por mantenerse en la máxima categoría del fútbol de su país, no fue rival para el Barça, que podía haber firmado una goleada aun más sangrante si no hubiera quitado el pie del acelerador ni se hubiera encontrado con la inspiración de Elias, de largo, el mejor de los visitantes.

El meta del Chapecoense sacó dos a Messi, otras dos a Luis Suárez y una a Jordi Alba en la primera mitad, pero nada pudo hacer en los tres tantos locales antes del descanso.

El primero, obra de Deulofeu, que culminaba a placer una combinación entre Suárez y Rakitic; el segundo, una zapatazo desde la frontal, de Sergio Busquets, que entraba por toda la escuadra; y el tercero, una sutil definición de Messi.

En el 2-0 y el 3-0 también participó Deulofeu como asistente. La afición culé, huérfana de Neymar, comentaba animosa las ganas del de Riudarenes, mientras espera que el club le fiche algún otro crack que llevarse a la boca antes de que finalice el mercado estival. Y eso que 'Deulo' sólo jugó media parte, pues fue sustituido por Denis Suárez al descanso.

Fiel al 4-3-3 que ha utilizado en las últimas temporadas, el Barça fue un equipo fácilmente identificable, que además parece haber recuperado la presión alta tras pérdida tan características de los equipos de Ernesto Valverde.

Sin embargo, no era el día para sacar conclusiones, por la poca entidad del rival y por tratarse de un proyecto todavía en construcción.

El Chapecoense sacó la bandera blanca desde el primer minuto y solo llegó a la portería azulgrana con un cabezazo de Luiz Otávio en el primer tiempo y un tiro lejano de Lucas Mineiro que Cillessen blocó sin problemas, en el segundo.

El Barça, por su parte, engordaría su cuenta a los diez de la reanudación: una combinación entre Messi y Suárez que el delantero azulgrana finiquitaba con tiro cruzado al fondo de la red. Para regocijo de el público del Camp Nou, 64.000 seguidores -muchos de ellos turistas- que se entretenían haciendo la ola, entre jugada y jugada del conjunto azulgrana.

Messi volvería a disfrazarse de asistente para regalarle el 5-0 a Denis Suárez, antes de ceder su puesto, junto a seis compañeros más, en un cambio múltiple -hasta siete jugadores a la vez- de Valverde, a un cuarto de hora para el final.