Fiscalía de Río pide cerrar el estadio de Vasco da Gama

Se solicitó el cierre temporal del escenario del Almirante tras los incidentes ocurridos

Los jugadores de Flamengo y los jueces del partido buscan refugio en los vestidores por los gases lacrimógenos que lanzó la policía contra los aficionados de Vasco da Gama
Los jugadores de Flamengo y los jueces del partido buscan refugio en los vestidores por los gases lacrimógenos que lanzó la policía contra los aficionados de Vasco da Gama (EFE )

Río de Janeiro, Brasil

La fiscalía de Río de Janeiro solicitó hoy el cierre temporal del estadio de fútbol del Vasco da Gama en Brasil, después de la muerte de un hincha en violentos enfrentamientos ocurridos este fin de semana.

El pedido fue formalizado hoy ante la Justicia, confirmó una portavoz del Ministerio Público de Río de Janeiro (MPRJ, fiscalía) a la agencia dpa.

La entidad exige "la suspensión del estado de Sao Januário hasta que se cumpla el protocolo legal para garantizar la seguridad del hincha", detalló el MPRJ en un comunicado.

La muerte de un aficionado y los violentos incidentes registrados en la noche del sábado empañaron la última fecha del campeonato brasileño, el "Brasileirao".

El hincha, un electricista de 26 años, murió tras recibir un disparo en el pecho en un enfrentamiento callejero con la Policía. Otras dos personas resultaron heridas de bala en las piernas.

El partido entre el Vasco de Gama y el Flamengo, uno de los clásicos de Río, registró también violentas peleas dentro del estadio.

Los jugadores del Flamengo tuvieron que salir escoltados, ya que hinchas rivales tiraban objetos contundentes a la cancha, mientras la Policía empleaba bombas lacrimógenas para intentar despejar las tribunas.

El estadio Sao Januário, ubicado en la más convulsa y empobrecida zona norte de Río, está desde hace días en el centro de las críticas por problemas de violencia.

En la arena hubo incidentes ya en cinco partidos de la actual edición del Brasileirao, recogió hoy el portal "Globo", que publicó videos de peleas y operativos policiales dentro del mismo estadio.

"Globo" atribuyó los incidentes en parte a conflictos internos en el club, debido a la proximidad de los comicios para elegir a un nuevo presidente en el tradicional club carioca, previstos para noviembre.

Varios grupos le disputan el liderazgo a la actual directiva, señaló la web. Algunos miembros del club "creen que muchas protestas son financiadas por los opositores", agregó.

La fiscalía de Río impulsó ya en febrero una iniciativa para que los cuatro grandes del fútbol carioca - Flamengo, Botafogo, Vasco da Gama y Fluminense - garanticen mejor la seguridad debido a los problemas de violencia durante los partidos.