Barcelona jugó a puerta cerrada por disconformidad

El presidente del club blaugrana señaló que el encuentro ante Las Palmas se jugó bajo estas condiciones para expresar su desacuerdo por los problemas que se viven en Cataluña, no por falta de seguridad

Lionel Messi disputa un balón en el partido a puerta cerrada del Barcelona contra Las Palmas
Lionel Messi disputa un balón en el partido a puerta cerrada del Barcelona contra Las Palmas (Reuters )

BARCELONA, España

Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, ha manifestado que jugar el partido de La Liga Santander ante Las Palmas a puerta cerrada no es por motivos de seguridad, que "estaba garantizada", sino para mostrar la "disconformidad" de lo que está sucediendo en Cataluña.

"No se hace por seguridad. La seguridad está garantizada, así nos dijeron los Mossos y la Policía Nacional", señaló Bartomeu a Bein Sports en el palco del Camp Nou antes de comenzar el encuentro de la séptima jornada liguera.

"Se hace a puerta cerrada por medios excepcionales, no por seguridad", insistió el mandatario barcelonista, quien destacó que desde el club azulgrana lamentan "muchísimo lo que está sucediendo hoy en día en Cataluña, esa falta de libertad de expresión que nos tanto valoramos".

"Vemos con mucha pena lo que está ocurriendo. y por eso hemos decidido, en lugar de anular el partido, que era lo que queríamos todos, jugar el partido, pero de una manera excepcional, es decir, sin público, a puerta cerrada para que se vea que se juega un partido de fútbol, pero nada que tiene que ver con la normalidad que hemos jugado durante toda nuestra historia", dijo.

"Es un partido excepcional, sin público, y además dando nuestro apoyo a todos los que están padeciendo esta falta de libertad de expresión", apuntó.

Bartomeu explicó que durante toda la jornada intentaron anular el encuentro, hablaron con los organismos e instituciones, principalmente con La Liga, pero finalmente "no ha habido manera y ante la negativa de la Liga para anular el partido y pasarlo a otro día, lo que suponía evidentemente una pérdida importante de puntos, seis para el equipo, se ha hablado con directivos, ejecutivos, también con el equipo técnico, los jugadores y hemos decidido jugar el partido, y sobre todo hacerlo a puerta cerrada para que se vea esta crítica o esta manera de mostrar disconformidad a lo que sucede a todo el mundo".

En cuanto a la dimisión de Carles Vilarrubí, vicepresidente del club, Bartomeu comentó que "no es fácil", "cada uno tiene sus opciones y opiniones", y señaló que "habrá tiempo para valorarlo".