Fallece aficionado en Clásico de Río de Janeiro

La víctima recibió un disparo en el pecho, tras los actos violentos y tiroteos que se dieron a las afueras del Estadio Engenhao, previo al duelo entre Flamengo y Botafogo

Fallece aficionado de Botafogo
Fallece aficionado de Botafogo (AP)

Río de Janeiro

La muerte de un hincha opacó hoy la celebración del Clásico de futbol de Río de Janeiro, en el que el Flamengo se impuso a Botafogo por 2-1 este domingo.

Siete personas resultaron además heridas por violentas trifulcas y tiroteos ocurridos antes del cruce disputado en el estadio carioca Engenhao, según medios brasileños. Al menos uno de ellos seguía hoy internado de gravedad en un hospital, señaló el portal Globo.

La víctima, un aficionado del Botafogo, recibió un disparo en el pecho, citó Globo a las autoridades. El canal SportTV mostró imágenes de las trifulcas entre los seguidores de ambos equipos y de la fuerte intervención de la Policía.

Los incidentes estuvieron a punto de forzar la cancelación del partido; sin embargo, la Federación de Futbol de Río decidió a último minuto aprobar la disputa del Clásico jugado por la Liga Carioca, uno de los varios campeonatos regionales de Brasil.

El vicepresidente del Botafogo, Luiz Fernando Santos, criticó la falta de seguridad. "Llegué al estadio a eso de las 5 de la tarde y recibí información de que no había ningún tipo de patrullaje externo, a no ser por el de la guardia municipal", dijo Santos a SportTV.

"Lo que nos preocupa es que un partido Botafogo-Flamengo, un Clásico del campeonato carioca que fue siempre de alto potencial de riesgo, sea jugado sin ninguna presencia de policías en el lado externo del estadio", criticó.

Según el diario Estado de Sao Paulo, el patrullaje se vio afectado por paralizaciones de la Policía, que protestan desde hace días reclamando el pago atrasado de sus sueldos y mejoras salariales. Una protesta similar generó la semana pasada una ola de delincuencia en el vecino estado de Espírito Santo.

El estado de Río está prácticamente en bancarrota debido a sus severos problemas financieros y a la crisis económica en Brasil.