Jamaica, histórico finalista de Copa Oro

En el Georgia Dome, Estados Unidos cayó 2-1 ante Jamaica, que llegó por primera vez al duelo por el título del torneo de Concacaf 

Atlanta, Georgia

Jamaica derrotó 2-1 a Estados Unidos en el Georgia Dome, semifinal de la Copa Oro 2015, resultado que, en el papel, es sorpresivo; sin embargo, los reggae boyz mostraron una agradable cara en el torneo de Concacaf, donde ya son históricos finalistas, su primera vez. 

Darren Mattocks (31') y Giles Barnes (36'), en cinco minutos, marcaron contra las barras y las estrellas, y el domingo, en el Lincoln Financial Field de Filadelfia, esperarán al ganador del México vs. Panamá. 

Con mucho sufrimiento en la segunda parte, pero los isleños consiguieron lo impensado: derrotar a uno de los favoritos del torneo, y como lo dijo su técnico Winfried Schafer, vencieron a "Goliat".

A diferencia del primer tiempo, Jamaica se replegó en su área, tratando de contener la marabunta de tiros a gol de Estados Unidos. Los de la isla intentaron, por instantes, recobrar terreno, pero no les fue tan sencillo, y en esos instantes lo que los sacaba a flote era la resistencia.

Entre las primeras jugadas del duelo, Adrian Mariappa llegó hasta línea de fondo, pero no logró mandar el servicio como deseaba. Instantes después, Watson sacó un tiro de larga distancia que paso cerca del marco del conjunto local.

Jamaica se resistía a ser sometido, defendía a ultranza, buscaba robar el balón en tres cuartos de cancha y sorprender a al rival; Estados Unidos buscaba infiltrarse en la sólida zaga enemiga, rodeaba por derecha, por izquierda, el centro y nada, ni el imponente Bradley logró el cometido, y ante eso, probó con tiros de larga distancia, como el de Aron Johannsson.

Lawren la perdió con Zardes, quien abrió para la banda izquierda, el balón le llegó a Fabian Johnson y la defensa jamaicana se volvió a imponer.

De nueva cuenta, Johannsson encontró la vía y disparó dentro del área, pero el partido comenzó a vibrar con las llegadas de los locales. Enseguida, Zardes metió un tiro potente que se fue por encima del marco de los jamaicanos. No dejaron lugar para respiros: Maccleary mandó a Seaton, quien quedó solo frente al arquero Guzan, pero herró su disparo.

Estados Unidos comenzó a tener mayores oportunidades, y en una de esas, cuando Ryan Thompson tenía controlada la situación, se distrajo ante el acoso de Johannsson, quien alcanzó a disparar, pero la pelota pegó por fuera de la red. Instantes después, de nueva cuenta, Johnson disparó, y el arquero alcanzó a tirarse para sacar el balón.

Justo cuando el equipo de las barras y las estrellas tenía mayores oportunidades,

tras un saque de manos largo, directo al corazón del área, Darren Mattocks alcanzó a cabecear, el balón pegó en el poste y luego se anidó en el marco de los estadunidenses al minuto 30.

Su afición aún no se reponía de la sorpresa, pero seguía alentando ante la fuerte posibilidad de darle la vuelta al marcador, pero en una jugada a balón parado (35'), Giles Barnes hizo un cobro fenomenal, preciso, con colocación y de mucha sorpresa para el portero Brad Guzan, quien no alcanzó a tirarse a tiempo a su poste izquierdo.

Klinsmann se mantenía a un lado de la banca, analizaba en silencio a sus futbolistas, se sentó en cuclillas, y ahí se quedó unos minutos.

Apenas iniciaba la segunda parte y Estados Unidos acortó distancias. Luego de un mal rechace del portero, Bradley aprovechó para marcar el 1-2, que festejó con eufóricos aplausos su entrenador Klinsmann.

Bombardeaban los estadunidenses, pero no la metían entre la falta de contundencia, la suerte del portero contrario y la defensa que se barría con el cuchillo entre los dientes.

Disparos de Bradley, de Brooks, de Johannsson, y de todos los que podían sumar al ataque fueron la constante en los siguientes minutos, pero no dio resultado, y al final, Jamaica se fue con los puños en alto.