Valverde, listo para el reto con el Barcelona

El nuevo estratega del club azulgrana afirmó que se encuentra preparado para dirigir al equipo con el que hace años jugó. 

Ernesto Valverde, nuevo técnico del Barcelona
Ernesto Valverde, nuevo técnico del Barcelona (EFE)

Barcelona

Ernesto Valverde ha firmado contrato para dirigir al Barcelona durante las próximas dos campañas, con opción a una tercera.

El ex jugador del Barça ha dirigido varios equipos de la Liga, más recientemente el Athletic Bilbao durante cuatro años.

Valverde, de 53 años, fue delantero del Barcelona durante dos temporadas a fines de los 80, siendo su entrenador el holandés Johan Cruyff, el gran holandés que dio al equipo su identidad ganadora y convirtiéndose en el entrenador número 57 en la historia del Barça, por lo cual agradeció al Club por la confianza que han depositado en él.

El español declaró, en su presentación como nuevo entrenador del Barcelona, que es "posible" que su equipo empiece la temporada el próximo 12 de julio, unos días antes de lo habitual, aunque no ha descartado arrancar unos días "más tarde".

"Tengo que pensar en ello. Es importante pensar en el calendario y nos tenemos que adaptar a los intereses del club", ha afirmado el estratega sobre el diseño de la pretemporada.

La plantilla azulgrana empezó las vacaciones el 28 de mayo, tras disputar, el día antes, la Final de la Copa del Rey ante el Deportivo Alavés.

El 19 de julio, el nuevo equipo de Valverde iniciará la gira por Estados Unidos, en la que jugará tres amistosos "contra equipos importantes (Juventus, Manchester United y Real Madrid), que nos van a ir muy bien", ha apuntado el preparador extremeño.

Por tanto, el club planea iniciar la pretemporada el 12 de julio, una semana antes de viajar a Estados Unidos, y cuando se cumplirá mes y medio desde que los jugadores empezaron las vacaciones.

Además, Ernesto Valverde ha destacado la particularidad de que esta temporada, el Barça disputará, a mediados de agosto, la Supercopa de España contra el Real Madrid.

"Es un aliciente importante. La entidad del rival y la rivalidad que hay hace que esta Supercopa sea más especial, no dos partidos de preparación, sino una competición para ir a ganar", ha concluido el nuevo entrenador del Barça.