De la gloria al borde de la eliminación de Rusia 2018

Con una complicada eliminatoria mundialista, Argentina, Chile y Holanda están a punto de quedar fuera de la próxima Copa del Mundo, otras derrotas podrían ser fatales

Arturo Vidal, Arjen Robben y Lionel Messi
Arturo Vidal, Arjen Robben y Lionel Messi (Reuters )

Ciudad de México

Argentina, Holanda y Chile está viviendo una eliminatoria mundialista de pesadilla. A pesar de tener plantillas de lujo y ser protagonistas en los principales torneos internacionales, la Albiceleste, la Naranja Mecánica y La Roja no han podido encontrar el ritmo necesario en sus partidos y están cerca de quedarse fuera de la próxima Copa del Mundo en Rusia.

Falta cada vez menos para definir a los invitados que irán a la justa mundialista el próximo año y el panorama luce complicado para esta estas tres selecciones, que necesitan marchar perfectamente los partidos restantes e inclusive una combinación de resultados para concretar el milagro.

ARGENTINA

El menos afectado de todos. Atrás quedó la Albiceleste que fue subcampeona en el Mundial Brasil 2014, tras caer uno a cero ante Alemania en el Estadio Maracaná, además de llegar a dos finales consecutivas de la Copa América, ambas perdidas contra Chile.

Ahora, la suerte le ha dado la espalda a Lionel Messi y compañía, que a falta de dos compromisos en la Conmebol, marchan con el quinto puesto –apenas para pelear el repechaje contra Nueva Zelanda- con 24 puntos, producto de seis victorias y seis empates, contra cuatro derrotas, incluida una contra Ecuador en la primera ronda y el tres a cero que les propinó Brasil el pasado 10 de noviembre.

El delantero del Barcelona no ha podido desplegarse como lo hace en su club, prueba de ello son los cuatro goles que ha tenido en ocho participaciones, muy por debajo de lo esperado. Están obligados a vencer a Perú –hasta el momento con el cuarto boleto y la misma cantidad de puntos que ellos- y a Ecuador -20 unidades- si aspiran a entrar dentro de los invitados a Rusia.

CHILE

El bicampeón de América está pasándola muy mal. Aunque se vieron beneficiados por la sanción que la FIFA le impuso a Bolivia por una alineación indebida, la debacle inició cuando cayeron en la Final de la Copa Confederaciones ante Alemania.

Hasta antes de esa fecha, La Roja se mantenía en el cuarto puesto y con posibilidades de clasificar. Después vinieron las derrotas ante Paraguay (0-3) y Bolivia, con lo que descendieron al sexto puesto y le permitieron a Perú soñar con asistir a su primer Mundial desde España 1982.

Fue precisamente ante los paraguayos que Arturo Vidal realizó un costoso autogol que derribó los ánimos del equipo y encendió la ira de la afición chilena, al grado que ‘el Rey’ aseguró que se retirará de La Roja una vez finalizado el Mundial de 2018.

Chile necesita prácticamente de un milagro. Necesita sumar al menos tres puntos y que ni Perú y Argentina sumen para llevarse de menos el cuarto puesto. Sus próximos rivales son Ecuador y Brasil.

HOLANDA

Países Bajos es el que vive la mayor de las preocupaciones. Subcampeones en Sudáfrica 2010 y semifinalistas en Brasil 2014 – donde protagonizaron la polémica ante México en el famoso #NoEraPenal de Arjen Robben-, la debacle de la Naranja Mecánica viene desde las clasificatorias a la Eurocopa de 2016, donde ni siquiera pudieron acceder al repechaje para dicho torneo en el viejo continente.

En esta eliminatoria mundialista el panorama ha empeorado. Con trece puntos y a falta de dos partidos, Holanda está a punto de quedar fuera de su primer mundial desde Corea Japón en 2002. Están a tres puntos de Suecia –que está en el segundo lugar del Grupo A y con la posibilidad de avanzar a la segunda ronda, en tanto Francia (17 puntos) se ubica como líder del pelotón.

Cuatro puntos (y que Suecia no sume nada) son suficientes para asegurar al menos el pase a la siguiente fase, pero si logra derrotar a Luxemburgo y el conjunto nórdico –sus últimos dos rivales- y los galos no suman unidades, La Naranja Mecánica tiene la posibilidad de llevarse el boleto directo. Una misión que suena muy complicada para Países Bajos.