Dinamarca femenino se niega a jugar por conflicto salarial

La Federación Danesa de Futbol anunció que no disputará el partido de clasificación mundialista de este sábado ante Suecia por falta de acuerdo con el sindicato de futbolistas y como consecuencia podrían ser excluidas de la competencia

Federación Danesa durante la Eurocopa femenil 2017
Federación Danesa durante la Eurocopa femenil 2017 (EFE)

Copenhague

La Federación Danesa de Futbol (DBU) anunció hoy que no jugará este sábado el partido de clasificación para el Mundial femenino contra Suecia al no poder solucionar el conflicto salarial con el sindicato de futbolistas.

El debate se estanca así en Dinamarca, mientras que en Noruega se llegó a un acuerdo considerado histórico al igualarse los sueldos de las selecciones masculinas y femeninas a partir del próximo año, gracias al aumento acordado para ellas y al aceptar ellos voluntariamente bajarse las retribuciones que perciben de la federación por derechos comerciales

La Federación Danesa había amenazado a las jugadoras con que si no se presentaban al entrenamiento de hoy, tras faltar a los dos anteriores, comunicaría a la Federación Sueca que no se presentaría.

La falta de acuerdo hizo que la DBU suspendiera ya el mes pasado un amistoso contra Holanda, la revancha de la final del pasado Europeo.

Las partes firmaron un convenio provisional que permitió disputar no obstante días después el encuentro de clasificación contra Hungría, que acabó con triunfo danés por 6-1.

El origen del conflicto radica en las diferencias salariales y en que las jugadoras sean consideradas contratadas por la DBU mientras estén en una concentración.

Solventado aparentemente el último punto, parecía que el acuerdo económico estaba próximo después de que la selección masculina ofreciese ceder unos 67.000 euros de su acuerdo propio al equipo femenino, pero las partes no llegaron a un compromiso.

El máximo responsable de las selecciones absolutas de futbol, Kim Hallberg, habló en un comunicado de "día histórico por malo para todo el futbol danés" y calificó de "lamentable" y "grotesco" lo ocurrido, además de acusar al sindicato y a las jugadoras de tomar como "rehenes" a los aficionados.

Las jugadoras, que se siguen entrenando por su cuenta, no se han pronunciado públicamente, pero un representante sindical aseguró hoy que están dispuestos a retomar las negociaciones y que el partido aún se puede jugar.

La DBU ha informado a la Federación Sueca y a la FIFA, que deberá decidir ahora la sanción, que puede ser económica, en forma de puntos o incluso significar la exclusión de la fase clasificatoria, en la que Dinamarca debe enfrentarse a Croacia este martes.

La selección danesa sub 21 masculina también negocia un nuevo convenio con la DBU y firmó un acuerdo provisional con la federación para poder jugar a principios de este mes dos partidos.

El convenio con la selección absoluta masculina danesa, que el próximo mes jugará la repesca al Mundial contra Irlanda, finaliza después de Rusia 2018.