Steven Gerrard se despidió de Anfield

You'll Never Walk Alone... y nunca lo hizo; Liverpool, su casa, le dijo adiós al capitán inglés que emprenderá el ocaso de su carrera en Estados Unidos

Liverpool

El emblemático capitán del Liverpool, Steven Gerrard, se despidió de su público en Anfield Road con una derrota por 3-1 ante el Crystal Palace en la penúltima fecha de la Premier League.

Tras 17 temporadas y más de 700 partidos en el club, el legendario mediocampista de 34 años jugó su último encuentro en su estadio antes de incorporarse la próxima temporada a Los Ángeles Galaxy en la Major League Soccer (MLS) de los Estados Unidos.

Un túnel formado por sus compañeros de equipo y los jugadores del Palace dio hoy la bienvenida al campo a Gerrard, que ingresó acompañado por sus tres hijas en medio de una gran ovación.

Sin embargo, la fiesta no pudo ser completa debido al inesperado traspié de su equipo ante el Palace, que celebró su primera victoria en Anfield desde 1991 y por primera vez en su historia se impuso en los dos cruces de la temporada ante los "reds".

El Liverpool comenzó adelante en el marcador gracias a un tanto de Adam Lallana a los 26 minutos, pero Jason Puncheon (43') y Wilfried Zaha (60') dieron vuelta el marcador y Glenn Murray sentenció en el primer minuto de descuento de la segunda etapa.

La derrota mantiene al Liverpool en la quinta posición, todavía en zona de Liga Europa, aunque seguido a un punto por el Tottenham y a dos por el Southampton.

Tras el choque de hoy, Gerrard vivirá su despedida definitiva del Liverpool la semana que viene en campo del Stoke City.

Gerrard, que jugó toda su carrera en el club "red", vistió la camiseta de su equipo en 709 ocasiones y obtuvo numerosos títulos, incluyendo una Liga de Campeones, dos Copas Inglesas, tres Copas de la Liga y una Copa UEFA.

El internacional inglés, que anunció su retiro de la selección tras el Mundial de Brasil 2014, tendrá un contrato de 18 meses en Los Ángeles Galaxy. Luego de su experiencia en Estados Unidos, se espera que regrese al club de toda su vida con algún cargo.