Jugadores del BVB atienden reclamos de su afición

Por segunda fecha consecutiva, Dortmund es último lugar en Alemania, y su hinchada lo recriminó; el capitán y el portero se acercaron para calmar los ánimos

Mats Hummels (izq) , capitán, y el portero Roman Weidenfeller calmaron a su hinchada
Mats Hummels (izq) , capitán, y el portero Roman Weidenfeller calmaron a su hinchada (AFP / Reuters)

Dortmund, Alemania

La crisis del Borussia Dortmund ya cobra tintes dramáticos, tras caer por 1-0 ante el Augsburgo y quedar por segunda fecha al hilo en el último puesto de la clasificación de la Bundesliga de Alemania. El actual subcampeón acumula 16 puntos en 19 partidos.

El temor al descenso se apoderó del plantel, que prácticamente fue espectador del gol de Raúl Bobadilla a los 50 minutos.

Consumada la caída, la hinchada de la tribuna sur de Dortmund silbó al equipo por las ocasiones que desperdició en el encuentro, como una del italiano Ciro Immobile, quien cabeceó flojo un balón a las manos del portero Alexander Manninger; además, se quedó con superioridad numérica la última media hora por la tarjeta roja a Christoph Janker por falta sobre Pierre Emerick Aubameyang

El capitán Mats Hummels y el arquero Roman Weidenfeller se acercaron a los fanáticos al final del compromiso, en un intento de calmar los ánimos; incluso, el plantel se quedó algunos minutos en el campo, junto al técnico Jürgen Klopp, para escuchar los reclamos por el accionar del equipo.

"El resultado duele. El gol que recibimos lo podríamos haber evitado seis, siete veces. No convertimos las oportunidades (...) Está claro que los nervios juegan un papel. pero no vamos a dejar de luchar", sostuvo Klopp durante la conferencia posterior.

Dortmund sumó su quinta derrota en casa y la undécima en esta temporada.