Agravó Everton la crisis del Chelsea

Tres goles a cero en Liverpool, tres derrotas de José Mourinho en la Premier League; cuatro puntos en cinco partidos para los 'blues'

Mourinho lamentó otra caída del Chelsea
Mourinho lamentó otra caída del Chelsea (AP)

Liverpool, Inglaterra

El Everton agravó la crisis del campeón de la Premier League, el Chelsea, al derrotarlo por 3-1 con un "hat-trick" de Steven Naismith.

El tropiezo en Liverpool supone la tercera derrota de los "blues" esta temporada, en el peor arranque del equipo londinense con el portugués José Mourinho en el banco.

El defensor del título suma cuatro puntos en cinco partidos, lo que lo mantiene en la mitad baja de la tabla de la Premier.

El hombre del día fue Naismith, que entró en sustitución del lesionado Muhamed Besic a los nueve minutos de partido en Goodison Park. El internacional escocés marcó en los minutos 17, 22 y 81.

"Uno tiene que estar preparado", dijo el goleador, que anotó de todas las formas posibles: de cabeza, con la pierna izquierda y con la derecha. "Hoy tuve mi oportunidad y la aproveché".

El tanto del Chelsea fue obra de Nemanja Matic en el 36'.

Los "blues" mostraron gran debilidad sobre todo en la defensa y no recibieron más goles gracias al portero Asmir Begovic, sustituto de un Thibaut Courtois que esta semana se lesionó la rodilla durante un entrenamiento.

"Los resultados están yendo mal", admitió Mourinho, cuyo equipo ha perdido ya los mismos partidos que en toda la pasada temporada. "Demasiado mal para nuestra calidad, demasiado mal para nuestro estatus".

"Los jugadores se merecen mucho más de lo que están obteniendo", añadió el portugués.

Sin embargo, después de lograr el 2-1, el Chelsea apenas amenazó la puerta rival en la segunda mitad y Naismith completó su tarde de gloria con su tercer gol a nueve minutos del final.

"Una victoria como esta te hace sentir orgulloso", dijo el entrenador local, el español Roberto Martínez. "Fue un gran trabajo de equipo".

El Chelsea perdió su segundo partido seguido, algo que sólo había pasado una vez anteriormente con Mourinho como entrenador de los "blues". La primera fue en 2006, después de que el equipo se hubiera asegurado ya el título.

"Sé que es fácil para todos criticarme a mí y a los jugadores, pero no estoy de acuerdo", dijo el técnico. "Yo soy campeón y los jugadores son campeones".

"La forma en la que están jugando no es tan mala como los resultados. Todo está yendo en nuestra contra y tenemos que asumirlo", añadió.

En el Everton, que suma ocho puntos y se encuentra en la parte alta de la tabla, hizo su debut el defensor argentino Ramiro Funes Mori, que ingresó a 14 minutos del final en reemplazo del lesionado Seamus Coleman.