Lo que pasó, pasó: portero que asesinó a su ex novia

Luego de ser implicado en el secuestro y asesinato de la modelo Eliza Samudio, Bruno Fernandes de Souza tiene ahora libertad provisional y fue fichado por el club Boa Esporte. 

Bruno Fernandes de Souza dijo que desea "empezar de nuevo", tras su implicación en el secuestro y asesinato de su ex novia.
Bruno Fernandes de Souza dijo que desea "empezar de nuevo", tras su implicación en el secuestro y asesinato de su ex novia. (Reuters)

Ciudad de México

El portero brasileño Bruno Fernandes de Souza, implicado en el asesinato de su ex novia, la modelo Eliza Samudio, aseguró que desea "empezar de nuevo".

El futbolista, condenado a 22 años de prisión en 2013, obtuvo libertad provisional por el magistrado Marco Aurelio Melo, quien justificó su decisión argumentando que Fernandes esperaba desde hacía años para que los tribunales se pronunciaran sobre su recurso a la condena.

TE RECOMENDAMOS: Club brasileño ficha a portero condenado por homicidio

La semana pasada, el portero cerró un contrato de dos años con el Boa Esporte, equipo del estado de Minas Gerais, que disputará el torneo de segunda división en Brasil.

"Lo que pasó, pasó. Cometí un error, un grave error, pero los errores ocurren en la vida; no soy un hombre malo", dijo Fernandes de Souza de acuerdo con The Guardian

"La gente trató de enterrar mi sueño por un error, pero le he pedido perdón a Dios, así que estoy llevando adelante mi carrera", agregó. 

Fernandes de Souza y Samudio estaban envueltos en una disputa legal, luego de que la ex modelo reclamara al ex futbolista reconocer la paternidad de su hijo, nacido en 2009. Cuando el portero no aceptó, ella lo demandó para obtener la manutención del menor. 

Sin embargo, Samudio desapareció el 9 de junio de 2010, luego de que un grupo de amigos del futbolista la secuestrara, según relató un sobrino de 17 años del futbolista, quien también participó en el secuestro. 

El joven dijo a la corte que torturaron a Samudio, cuyos restos fueron dados como alimento a rottweilers. 

Ahora el portero podrá volver a la cancha. Al respecto, el dueño del Boa Esporte, Rafael Gois Silva Xavier, defendió su decisión. "Fue encontrado culpable, cumplió con su condena y fue libertado en la corte. Se merece otra oportunidad", dijo. 

Mientras tanto, la madre de Samudio interpuso sin éxito una demanda para que el deportista regrese a prisión, al cosiderarlo una amenaza para su nieto.


ehh