Fiscalía eleva acusación por atentado a futbolistas del Dortmund

La fiscalía de Dortumund informó que el presunto autor del acto Serguei W. fue acusado de tentativa de asesinato

Dortmund

La fiscalía alemana elevó acusación por el atentado explosivo perpetrado en abril contra el autobús del Borussia Dortmund, en el que resultaron heridos el defensa español Marc Bartra y un escolta policial.

Según informó hoy la fiscalía de Dortmund, el ruso-germano Serguei W., de 28 años, fue acusado de tentativa de asesinato. La fiscalía agregó que ofrecerá detalles una vez que el escrito haya llegado a manos del acusado y de su abogado.

Los fiscales creen que W. fue movido por la codicia y que preparó el ataque para obtener grandes ganancias en la Bolsa especulando con la caída de las acciones del club de futbol, señalan los rotativos "Süddeutsche Zeitung" y "Bild", que dieron la primicia.

El 11 de abril, tres explosivos con fragmentos de metal estallaron al paso del autobús del Borussia Dortmund, que debía jugar ese día ante el Mónaco por la Liga de Campeones.

En el ataque resultó herido Bartra, que tuvo que ser intervenido debido a una fractura del radio de la mano derecha y causó baja en el equipo durante varias semanas.

El partido fue pospuesto para el día siguiente. Algunos jugadores del equipo alemán dijeron semanas después del ataque que aún se sentían traumatizados.

A pesar de que en un principio se especuló con una motivación terrorista porque en el lugar de la explosión fueron halladas tres cartas que apuntaban a vínculos islamistas, finalmente la policía detuvo como responsable del ataque al joven de 28 años, a quien acusó de actuar por motivos económicos.

Según las pesquisas, el hombre, un técnico electrónico de profesión, había activado los explosivos con el objetivo de ganar dinero especulativamente, después de adquirir el mismo día del ataque 15 mil opciones de compra de títulos del Dortmund, el único club de la Bundesliga que cotiza en la Bolsa.

W. fue detenido diez días después del atentado después de ser vigilado por la policía. El acusado niega los hechos, según informó hace tiempo su abogado.

La Audiencia territorial de Dortmund deberá resolver si abre juicio, aunque no se espera que pueda comenzar en el lapso de este año, señala el diario Süddeutsche Zeitung.