Saúl y su 'señor gol' dan victoria al Atlético ante Bayern

El español de 21 años de edad exhibió uno de los mejores goles de la Champions 2015-16, y lo hizo en una semifinal, ida, ante el Múnich (1-0)

Madrid, España

Atlético de Madrid venció uno a cero al Beyern Múnich en la ida de semifinales de la UEFA Champions League 2015-16, disputada en el Vicente Calderón.

Saúl Ñíguez, al minuto 11, dribló a la defensa alemana, controló en el borde del área y, con parte interna de su pie izquierdo, mandó el uno a cero definitivo.

El líder de la Bundesliga jugará la vuelta ante el Atlético en el Allianz Arena el próximo 3 de mayo.

LA CRÓNICA

Fue un duelo magnífico entre dos equipos con diferentes propuestas, ambas ganadoras. Y ganó el Atlético porque puso la efectividad y su sistema defensivo resultó infranqueable para su rival, que sufrió la receta ya conocida de Diego Simeone, el técnico rojiblanco. El partido de vuelta, el próximo martes, promete ser taquicárdico.

La primera parte ya fue espectacular, de altísimo nivel. Principalmente porque el Atlético alcanzó una altura prodigiosa. Mostró su mejor versión, llevó su presión hasta el campo contrario y obligó al Bayern a desnaturalizar su juego al abusar de balones largos generalmente a la desesperada.

Cómo dudarlo, Simeone tenía muy bien preparado el partido. En esa primera parte, sus hombres ocuparon cada espacio del campo y tejieron una tela de araña en el medio, donde cerraron vías de suministro al "trivote" compuesto por Xabi Alonso, Thiago Alcántara y Arturo Vidal. Sólo el chileno se pareció levemente a sí mismo.

En este escenario, el Bayern nunca encontró a sus delanteros. En el banquillo miraban incrédulos futbolistas millonarios como Thomas Müller, Franck Ribery o Mario Götze. Mientras, Guardiola perdía la voz intentando corregir a los suyos.

El protagonismo individual quedó para el joven centrocampista español Saúl, de nuevo autor de un magnífico partido. El volante marcó a los 11 minutos en una de esas jugadas que quedan para la historia del torneo por su belleza. Tomó el balón en línea de tres cuartos, dejó tirados a tres rivales y limpió la red con un preciso disparo ajustado al palo derecho de Neuer, cuyo desesperado vuelo fue en vano. Una obra maestra.

Siguió el Atlético con su plan y Griezmann tuvo una oportunidad que sacó Neuer con el pie. El Bayern mejoró ligeramente en el tramo final de la primera parte, cuando el Atlético mostró algún signo de fatiga. Pero no fue con el plan habitual de Guardiola, el del toque y paredes. Ganó la pizarra de Simeone en la primera mitad.

La segunda parte fue radicalmente diferente. Ya fuera por mejora del Bayern o por cansancio Atlético, o quizá por ambas cosas, el equipo de Guardiola fue transformando su dominio en asedio y el gol visitante se mascó casi a cada minuto. Además, el equipo alemán recuperó muy pronto el balón y el Atlético sudó hasta para poder despejar.

Casi pareció un milagro que el Bayern no empatara a los 54 minutos con un misil lanzado desde 30 metros por Alaba que se estrelló en el travesaño. Luego hubo otro disparo de Lewandowski que rechazó Oblak y cabezazo de Javi Martínez que tapó el portero. También tuvo otra Douglas Costa, quien envió alto en un remate precipitado. Más tarde, Oblak volvió a demostrar su categoría en un violento disparo de Vidal.

Como en tantas otras ocasiones, el Atlético tiró de la heroica para resistir ante un Bayern que lo intentó todo y terminó el partido con un equipo lleno de delanteros. Pero los rojiblancos también podrían argumentar que tuvieron muy cerca el 2-0 con un magnífico remate de Fernando Torres a los 75 minutos que se estrelló en el palo.

El Atlético se fue sintiendo algo más cómodo según se fue acercando el final. Alentado por la grada y el resultado, el conjunto rojiblanco supo parar el encuentro en los instantes postreros y aguantó un magnífico resultado. Pero la historia y la calidad de Bayern obliga a pensar en un choque de vuelta que promete ser monumental.