El Arsenal se deja dos puntos ante el Middlesbrough

Con el empate 0-0 ante el 'Boro', los Gunners toamron -por el momento- la cima de la Liga Premier, sin emargo dejaron ir unidaedes importantes

Alexis Sánchez en el empate ante el Middlesbrough
Alexis Sánchez en el empate ante el Middlesbrough (AP)

Londres, Inglaterra

El Arsenal se dejó este sábado dos puntos de oro tras no pasar del empate 0-0 en casa con el valiente Middlesbrough, en un encuentro que encumbró a los guardametas de ambos equipos: Petr Cech y Víctor Valdés.

No pudieron sumar los 'Gunners' su octava victoria consecutiva y se llevaron, ante el recién ascendido 'Boro' de Aitor Karanka, un punto que los aúpa al liderato de la tabla a falta de los duelos entre Liverpool y West Brom y Manchester City y Southampton.

Los londinenses echaron en falta en exceso a Santi Cazorla, el encargado de armar las jugadas en este equipo, que no se recuperó a tiempo de las dolencias que sufrió en el partido del pasado miércoles con el Ludogorets.

Así las cosas, tres días después de la goleada en Champions sobre el modesto equipo búlgaro (6-0), los londinenses recibían en el Emirates Stadium a un 'Boro' que tenía la necesidad imperiosa de lograr un resultado positivo.

Los de Karanka, pese al prometedor arranque de campaña, se han visto relegados a la parte baja de la clasificación después de acumular siete partidos en línea sin ganar: seis en Premier y uno en la Copa de la Liga.

No movió demasiado el equipo Arsene Wenger con respecto al duelo del miércoles, y este sábado dio entrada a Petr Cech por David Ospina, a Nacho Monreal en lugar de Kieran Gibbs, a Mohamed Elneny por el lesionado Santi Cazorla y a Alex Iwobi, quien ocupó el puesto de Alex Oxlade-Chamberlain.

Alexis Sánchez, flanqueado por el mencionado Oxlade-Chamberlain y por Theo Walcott, el jugador más en forma de los 'Gunners', fue nuevamente la referencia arriba.

Sabían los de casa de la importancia de llevarse los tres puntos -más todavía tras conocer que el Tottenham se había dejado dos puntos en su visita a Bournemouth (0-0)- y se fueron desde el arranque a por el partido.

Tocaban y tocaban los de Wenger en campo rival, pero la férrea defensa del 'Boro' impedía cualquier aproximación con peligro. A los diez minutos, Elneny, con un disparo seco desde la frontal que se fue fuera dio el primer susto a Víctor Valdés.

Con el Arsenal volcado, fueron los visitantes los que avisaron: un balón largo de Ayala lo peinó Negredo y el velocísimo Adama Traoré le robó la cartera a Koscielny y se plantó solo ante Cech, que logró repeler el disparo con una doble atajada.

Instantes después fue el uruguayo Gastón Ramírez el que volvió a meter el susto en el cuerpo a los locales, con un libre directo escorado que repelió la cruceta con Cech ya vencido.

Los 'Gunners' no se amedrentaron y respondieron de inmediato, con una falta desde el balcón del área de Alexis que Valdés, con una parada para la foto, envió a saque de esquina.

Cech se volvió a vestir de salvador pasada la media hora, cuando detuvo magistralmente un remate a bocajarro de Gastón en el área pequeña.

Apretaban ambos conjuntos, pero ninguno ahogaba, en unos primeros 45 minutos que encumbraron a los dos porteros.

Mejoraron los de casa en la segunda mitad, con Alexis llevando el peso del ataque: a los 9 minutos de la reanudación el chileno recogió un pase de Elneny para soltar un zapatazo desde 30 metros que Valdés envió al costado con un vuelo salvador.

Mientras, los de Karanka se cerraban atrás y esperaban un rechazo para aprovechar el físico de Negredo y la velocidad endiablada de Adama, quien en el 58 desperdició una ocasión clara solo ante Cech.

Poco después dio Wenger entrada al español Lucas Pérez, autor de dos asistencias el miércoles ante el Ludogorets, y con el exjugador del Deportivo de La Coruña en el campo mejoró el Arsenal.

Los visitantes se limitaban a aguantar los arreones de los 'gunners', sostenidos por Valdés y Ayala y Gibson, dos colosos en el centro de la zaga, y a buscar algún contragolpe esporádico de Adama.

Sin embargo, pese a los innumerables balones largos y a los centros desde los costados, el Arsenal, que vio como el linier anulaba en el minuto 93 un tanto a Özil por fuera de juego, se tuvo que conformar con un punto que lo coloca como líder temporal de la Premier.