Noqueó Ecuador a Argentina en El Monumental

Histórico dos goles a cero de Ecuador sobre la albiceleste, sin Lionel Messi, en el inicio de la eliminatoria de Conmebol rumbo a Rusia 2018

BUENOS AIRES, Argentina

Ecuador dio el golpe al derrotar 2-0 como visitante a la selección argentina en la primera fecha de las eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Rusia 2018.

La albiceleste, subcampeona en Brasil 2014 y en la Copa América de Chile 2015, extrañó a su capitán y máxima figura, Lionel Messi, ausente por lesión en la noche de Buenos Aires, donde el visitante se impuso con dos goles de Frickson Erazo y Felipe Caicedo, sobre el final.

Ecuador sorprendió de entrada en el estadio Monumental al plantarse adelantado en el campo de juego y dispuesto a ser protagonista del partido con un semblante agresivo.

La actitud del visitante fue demasiado incómoda para una Argentina que nunca le encontró la vuelta al juego y se retiró silbada por su propio público ante una actuación decepcionante.

Argentina no perdía en el estadio Monumental de Buenos Aires desde el fatídico 5-0 ante Colombia de 1993, clasificatorio para el Mundial de Estados Unidos 1994. Además, es la primera vez que cae como local ante Ecuador en un partido de eliminatorias.

Desde el comienzo, Ecuador lastimó con la velocidad y la potencia de Antonio Valencia por el sector derecho del ataque y complicó a la defensa argentina, sobre todo en los contraataques.

El seleccionador argentino, Gerardo Martino, dispuso una alineación con la intención de lograr la tenencia de la pelota desde la marca de Javier Mascherano y Lucas Biglia, y con Javier Pastore manejando los hilos de la ofensiva, que completaron Ángel Di María, Sergio Agüero y el joven Ángel Correa.

Argentina no logró dominar la pelota en la mitad de la cancha y la defensa quedaba mal parada cada vez que el equipo perdía la posesión, dando la impresión de que en cualquier momento podía ser lastimado por el rival.

Ecuador era muy incisivo con sus ataques. Rápidos y punzantes por los extremos, Miller Bolaños y Jefferson Montero eran un amenaza permanente.

A los 17 minutos llegó, sin embargo, una doble situación de gol para Argentina. Correa remató desde afuera del área y rechazó Alexander Domínguez. Agüero tomó el rebote pero otra vez el arquero despejó el peligro.

Desde el borde del campo, a los gritos, Martino pedía que las tres líneas del equipo argentino se juntaran y no dejaran tanto espacio para los jugadores ecuatorianos.

A los 20 minutos, el partido se terminó para Agüero, que acusó una lesión muscular. Muy poco tiempo para el delantero del Manchester City, que venía con una molestia física luego de convertir cinco goles en la liga inglesa en el 6-1 ante el Newcastle.

En el Monumental primero hubo un murmullo de lamento y enseguida el público cantó por Carlos Tevez, la estrella de Boca. El cambio no modificó demasiado.

A los 24' falló Emmanuel Mas en la izquierda de la defensa al no proteger bien la pelota, Valencia le ganó la posición y sacó el pase atrás para Bolaños, que dentro del área definió alto.

Argentina lo intentaba pero no lograba imponer las condiciones en el partido. Ecuador, lejos de replegarse en su campo, presionaba en el mediocampo.

Montero, por momentos, era una pesadilla para Facundo Roncaglia por el sector derecho de la defensa. De un desborde suyo llegó un centro a Bolaños, que desde el punto del penal cabeceó desviado.

La salida argentina no era limpia y empezaba a apostar cada vez más a los pelotazos largos. Sin Messi como primera opción de conducción y desequilibrio, Di María y Pastore se repartían sin éxito la manija para conducir los avances del equipo.

El segundo tiempo fue una prolongación de los errores del local y de las virtudes del visitante, que cambió en algo fundamental: le añadió efectividad a sus ataques y eso fue letal para Argentina.

A los 66 minutos el local estuvo cerca de abrir el marcador por intermedio de Mascherano, que sorprendió al entrar al área como centro delantero, pero el arquero rechazó con lo justo.

Argentina, cada vez más desordenada, se derrumbó en dos minutos. A los 80', Ecuador dio el golpe en el Monumental. Tras un córner, Erazo apareció solo por el segundo palo para anotar el 1-0.

Sacudido, el equipo local intentó reaccionar pero en el primer contragolpe, el visitante lo noqueó: Valencia fue como una topadora hasta el área rival y metió el centro para que Caicedo decrete el 2-0 histórico para Ecuador, que empezó las eliminatorias con un triunfo soñado.