Domínguez, por unanimidad, presidente de Conmebol

El paraguayo de 44 años fue elegido en el cargo de la Confederación Sudamericana de Futbol después de que el interino, el uruguayo Wilmar Valdéz, declinó su postulación

El paraguayo Alejandro Domínguez, nuevo presidente de Conmebol
El paraguayo Alejandro Domínguez, nuevo presidente de Conmebol (AFP )

Luque, Paraguay

Como se esperaba, el paraguayo Alejandro Domínguez fue elegido por unanimidad como presidente de la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) en el congreso extraordinario del ente rector que se está desarrollando en Luque, a las afueras de Asunción.

Con la baja del uruguayo Valdez, que el lunes confirmó ante el comité ejecutivo su renuncia a presentar una aspiración, Domínguez fue el único candidato a la presidencia y recibió las 10 adhesiones de cada una de las asociaciones nacionales de la región.

Domínguez, que el lunes cumplió 44 años, se venía desempeñando como presidente de la Asociación Paraguaya de Futbol (APF) y fue durante dos períodos vicepresidente de la gestión de Juan Ángel Napout, ex titular de Conmebol que hoy se encuentra detenido en Estados Unidos por el escándalo de corrupción que salpicó a la FIFA.

Además de Napout, sus dos antecesores en el cargo, el paraguayo Nicolás Leoz y el uruguayo Eugenio Figueredo, también quedaron implicados en el caso "FIFAGate" y ambos se encuentran detenidos, aunque Leoz está en una clínica de su propiedad en Asunción con prisión domiciliaria.

Para completar el círculo, la mayoría de las asociaciones nacionales quedaron descabezadas por el escándalo que investiga la Justicia de Estados Unidos, que acusa a decenas de dirigentes y empresarios de crear una trama de pago y cobro de sobornos en la comercialización de los derechos de competencias futbolísticas.

Este panorama facilitó el rápido ascenso de Domínguez, que hace menos de un año y medio apenas sólo acreditaba su paso como dirigente por el club Olimpia en su país y la vicepresidencia de la APF.

Antes de la elección, Valdez explicó que declinó su candidatura porque Domínguez era el candidato con mayor respaldo de las asociaciones nacionales y prefirió priorizar la unidad de la entidad.

"Tengo diferentes sentimientos. Me hubiese gustado ser elegido y me hubiese gustado estar cuatro años al frente de la Conmebol. Pero ante la difícil situación que atraviesa nuestra institución tiene que reinar un espíritu de cohesión, de unidad, y primar el espíritu colectivo por el individual", expresó Valdez, que hasta hoy se desempeñaba como presidente interino de la institución.

"Domínguez era el candidato que contaba con más apoyo de las asociaciones nacionales y debía ser el presidente, y así lo entendimos", expresó el dirigente uruguayo.

Los primeros objetivos que tiene Domínguez en su gestión es recuperar la afectada credibilidad de la entidad y afrontar el aumento de los ingresos que pretenden los grandes clubes de la región por participar en los torneos continentales.