En Argentina habrá que pagar para ver los goles

En las próximas horas, según fuentes de la AFA, se espera una oferta de Turner (casi 200 millones de dólares) para adueñarse de los derechos de televisión en el futbol albiceleste

La sede de la AFA
La sede de la AFA (AFA)

BUENOS AIRES, Argentina

La Asociación Argentina de Futbol (AFA) se ha visto sacudida por denuncias de malversación de fondos, que determinaron una intervención judicial y la renuncia en cadena de sus principales dirigentes. Ahora, el acceso gratuito al futbol televisado, conocido en Argentina como "Futbol para Todos", se debilita de la mano de políticas que alientan el negocio de la televisión de paga: Turner, el gigante de Estados Unidos, desembarca en suelo albiceleste para competir con el poderoso Grupo Clarín.

En las últimas horas, los clubes nucleados en la AFA determinaron que se va a poner en marcha un torneo de primera división llamado Superliga. Pese a no tener muchas diferencias con lo que se venía jugando, hay algo que resulta significativo: se determina que tendrá una estructura administrativa por fuera de la jurisdicción de la AFA, lo que, entre otras cosas, impacta en la titularidad de los derechos de transmisión.

Pese a que la AFA había cedido los derechos de Futbol para Todos al Estado hasta el año 2019, en un convenio rubricado en 2009, y si bien el actual presidente Mauricio Macri se había comprometido durante la campaña electoral a mantener el programa, los movimientos de las últimas semanas evidencian que hay un conjunto de voluntades empresariales dispuestas a retomar el control del negocio.

A partir de la firma del convenio de 2009 entre la AFA y el Estado, los partidos de Primera División estuvieron disponibles en la televisión abierta de manera gratuita. El sistema contemplaba la posibilidad de que los canales privados que lo solicitaran pudieran transmitir los partidos, pero aseguraba que los de mayor audiencia potencial fueran emitidos por el Canal 7 (la TV Pública) de modo de maximizar la llegada.

La noticia de que los representantes de los clubes aprobaron en la última asamblea la realización de la Superliga, no sorprendió a nadie. Hace meses que habla de ella y en todo caso lo más importante será ver de qué manera resuelven los clubes la cuestión de los derechos de transmisión.

La Superliga nace dentro de la AFA pero con independencia de movimientos. Esa libertad de administración hace pensar a los clubes que la oferta de 2 mil 500 millones de pesos que el Estado realizó para seguir con la transmisión, podría ser el piso si pudieran manejar los derechos para otras plataformas y mercados. La realidad del futbol argentino, que desde hace mucho no logra coronar en los torneos continentales de clubes y de selecciones, no parecería ser de gran atractivo en el exterior. Máxime teniendo en cuenta la ausencia de figuras y la diferencia horaria que existe con los mercados europeos.

Adicionalmente se sabe que se encuentra abierta una negociación con la empresa de origen estadunidense Turner, cuya nave insignia es la CNN, dispuesta a ofrecer como piso 20% más que lo que la administración Macri ha ofrecido, hasta ahora. Turner estaría cerca de cerrar trato por la adquisición de Telefé, que integran el canal 11 de Buenos Aires y la red de ocho canales de aire, ubicados en las ciudades de Córdoba, Rosario, Mar del Plata, Santa Fe, Tucumán, Bahía Blanca, Neuquén y Salta. Si a ellos se le suma la fortaleza que la empresa tiene en materia de señales para la TV Paga (TNT, TCM, CNN en Español, Cartoon Network, TNT Series, I—Sat, Space e Infinito, entre otras), estaríamos en presencia de un jugador de mucha fuerza.

La rescisión del contrato se toma con agrado tanto para los funcionarios del gobierno como para la dirigencia de la AFA, aunque aún deban encontrar a los privados que permitan financiar el futbol y sostener la gratuidad, que fue una de las promesas electorales.