Ex jugadores del PSV y el Vitesse holandeses denuncian haber sufrido abusos

Directores de ambos clubes, se han disculpado con las víctimas y han instado a los exjugadores de sus clubes a informar sobre casos similares.

Las divisiones inferiores del PSV
Las divisiones inferiores del PSV (Tomada de Twitter @PSV)

Bruselas

Dos exjugadores de los clubes holandeses PSV y Vitesse denunciaron haber sufrido abusos sexuales por parte de miembros del personal cuando eran menores de edad, hechos que ocurrieron en los años 60 y 90, respectivamente, según reveló hoy el diario neerlandés "De Volkskrant".

Se trata de los dos primeros casos conocidos en el fútbol en Holanda después del escándalo por pederastia que sacudió al fútbol inglés a finales de 2016, después de que Andy Woodward, exfutbolista del Sheffield Wednesday, revelase que había sufrido abusos sexuales por parte de un antiguo técnico desencadenando cientos de denuncias similares.

El primero de ellos concierne al club PSV y se produjo en los años 60, cuando el denunciante, que entonces tenía ocho años, habría empezado a ser objeto de abusos por parte de uno de los responsables educativos del equipo.

Según su testimonio, los abusos se producían con frecuencia después de los entrenamientos en un bosque cercano a las instalaciones del club juvenil.

El hombre, que desea preservar el anonimato, informó esta semana por primera vez de los hechos al director del PSV, Toon Gerbrands, y al director de operaciones, Peter Fossen, a quienes desveló que puede haber otros jóvenes que hayan sido víctimas de los abusos.

El educador no trabaja para el club desde principios de los 70, cuando se marchó al extranjero.

Por otra parte, el caso relativo al Vitesse se produjo en 1996, cuando un jugador de 12 años sufrió abusos sexuales por parte del líder de su equipo, quien lo retuvo con él durante una noche, según relató al diario holandés.

En esta ocasión la dirección del club tuvo conocimiento de los hechos y despidió al responsable, que fue también condenado a seis semanas de prisión, pero el equipo no hizo público el incidente.

La víctima, Renald Majoor, dejó de jugar a los dieciocho años por las consecuencias psicológicas del abuso.

El director del PSV, Toon Gerbrands, y el del Vitesse, Joost De Wit, se han disculpado con las víctimas y han instado a los exjugadores de sus clubes a informar sobre casos similares.

Esperan que la experiencia de las víctimas contribuya a atajar estas situaciones en el presente.

"Ha pasado un sufrimiento indescriptible. Respetamos enormemente que haya dado el paso de contarnos su historia. Es ingenuo asumir que estas cosas ya no ocurren. En el PSV hemos creado una situación en la organización que debería ayudar a evitar estos crímenes", dijo Gerbrands a "De Volkskrant".

"Nos sentimos responsables por la situación de Majoor", señaló por su parte el director del Vitesse, quien indicó que el exjugador ha decidido convertirse en "embajador" del club para dar información a los futbolistas jóvenes sobre cómo enfrentarse a situaciones de abuso.

La Real Federación de Fútbol de Holanda (KNVB) también ha instado a todos los exfutbolistas que hayan sido víctimas a denunciar, mientras que el Comité Olímpico Holandés (NOC) puso en marcha en 2016 una investigación sobre los abusos sexuales entre los atletas que tuvieron lugar durante los últimos 30 años, después de revelarse que sólo en 2016 se registraron 215 casos nuevos.

En Inglaterra, apenas tres semanas después del paso adelante de Woodward se registraron más de 350 denuncias similares por abusos sexuales y desde entonces la policía ha identificado a 83 sospechosos de una lacra que afecta a 98 clubes.