Canadá 2015 y el mal negocio del futbol femenil

El futbol femenil es una disciplina que se encuentra lejos de consolidarse, muestra clara de esto es el pobre impacto económico que tiene en la organización de sus Mundiales

Yoreli Rincón, seleccionada colombiana lamenta la derrota ante Estados Unidos
Yoreli Rincón, seleccionada colombiana lamenta la derrota ante Estados Unidos (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Más allá del interés futbolístico que pueda representar, el futbol femenil se encuentra todavía muy atrás si lo comparamos con lo que sucede en la categoría varonil. Muestra de lo anterior, es la abismal distancia que existe entre los costos, sedes, asistencia…etc. Que existen entre un Mundial y otro.

Para la última Copa del Mundo que se celebró en Brasil, apenas el año pasado, el país requirió un total de 12 sedes, en las que participaron 32 equipos. En el caso del Mundial femenino, que actualmente se desarrolla en Canadá, solo seis estadios fungieron como sede para albergar a 24 equipos. 

Pero la diferencia va mucho más allá del número de sedes. A continuación, una comparativa de diferentes aspectos que demuestran el rezago que existe en el futbol femenil:

INVERSIÓN

Brasil 2014 registró una inversión histórica en la organización de Mundiales, para la justa celebrada en Sudamérica, el país reportó un gasto histórico de poco más de 7 billones de dólares repartidos de la siguiente manera:

-7 mil 700 millones en remodelación y construcción de estadios
-24 mil millones en transporte
-12 mil millones en hotelería

Aunque mucha de la inversión provino de empresas privadas, el gobierno reportó un gasto en obras públicas de 13 mil 750 millones de dólares.

En el caso de Canadá 2015, la cifra es mucho menor, el gobierno canadiense reportó una inversión total de poco más de 334 millones de dólares, la cual fue utilizada en la construcción de dos estadios y la remodelación de dos más.

Si bien lo de Brasil alcanzó números exorbitantes, el dinero gastado por Canadá no se compara en absoluto con el que se ocupó es los últimos 3 Mundiales: Corea Japón 2002 (4 mil 500 millones), Alemania 2006 (2 mil 2000 millones) y Sudáfrica 2010 (2 mil millones).

ASISTENCIA

En la historia de las Copas del Mundo, Estados Unidos 94 registra la mejor asistencia con un total de 3 millones 587 mil 538 espectadores, promediando 68 mil 991 asistentes por partido. Por debajo se encuentra Brasil 2014 que vio en sus canchas un total de 3 millones 429 mil 887 personas, 53 mil 591 por encuentro.

A pesar de aún no existir una cifra oficial, durante las transmisiones de los partidos desarrollados en el Mundial femenino de Canadá se pueden apreciar tribunas a menos de la mitad de su capacidad, a pesar de los bajos costos en el boletaje que ronda los 120 dólares canadienses (el más costoso).

El logro obtenido durante esta justa mundialista es el récord de asistencia durante el partido inaugural, el cual acumuló un total de 42 mil personas en el Estadio Commonwealth, de Edmonton, la cifra supera cualquier entrada en la historia de los Mundiales de la especialidad.

Pero por ejemplo, en el pasado Alemania 2011, se registró un total de 845 mil 751 asistentes (44, 630 por partido) cifra muy por debajo de lo ocurrido en Brasil e, incluso, de Sudáfrica y Corea Japón que no alcanzaron los 3 millones pero sumaron más de dos. 

PREMIOS ECONÓMICOS

Para Brasil 2014 la FIFA repartió un aproximado de 518 millones de pesos en premios:

-4 millones a cada equipo solo por participar
-9 millones por clasificarse a octavos
-14 millones por calificar a cuartos
-20 millones al cuarto lugar
-22millones al tercer lugar
-25 millones al segundo lugar
-35 millones al campeón

Además, el máximo organismo entregó a cada equipo 1.5 millones por adelantado para cubrir gastos de participación.

Para Canadá 2015, la bolsa de premios es un poco mayor a los 15 millones de dólares, el conjunto ganador se irá a casa con 1.9 millones; es decir, ni una cuarta parte de lo que se ganaría en un Mundial varonil, siendo además a penas la tercera ocasión que existe un premio económico.

GANANCIAS

Para el final de la competencia, Canadá prevé una ganancia de 277 millones de dólares (cifra que se ve muy lejana), la cual suena absolutamente ridícula si la comparamos con los 13 mil 300 millones que Brasil obtuvo solo en ganancias por el turismo que atrajo.

Aún Alemania 2011, que ha sido el Mundial femenino más exitoso, arroja cifras muy por debajo, ganancia de 11 millones de euros, unos ingresos totales de más de 50 millones de euros y casi 800 mil entradas vendidas.

El principal obstáculo para el futbol femenil es el poco interés monetario que existe, la FIFA asegura que alrededor del mundo 30 millones de mujeres y niñas practican este deporte y estipula que durante los próximos 4 años esa cantidad crecerá en un 50%, sin embargo, de los mil millones de dólares que la FIFA invirtió en el desarrollo de futbol durante los últimos 4 años solo un 1% fue destinado al femenil.