Sneijder se prepara con artes marciales mixtas

El astro de la selección holandesa no solo practica el balompié, también lo combina con un régimen de entrenamiento de esa disciplina

Wesley Sneijder, mediocampista de la selección holandesa
Wesley Sneijder, mediocampista de la selección holandesa (AP)

RÍO DE JANEIRO, Brasil

Hace un año, Wesley Sneijder estaba fuera de forma y jugaba en una posición que le resultaba ajena dentro de su club en Turquía.

Ahora, gracias a un régimen de entrenamiento de artes marciales mixtas y a más tiempo en la cancha con el Galatasaray, el mediocampista holandés parece un roble y está listo para repetir el episodio heroico del Mundial de 2010, ahora en Brasil.

Sneijder fue el astro del ascenso holandés hasta la final Copa del Mundo en Sudáfrica. Se consagró como el mejor goleador del certamen con cinco goles, incluidos dos que dejaron fuera a Brasil en los cuartos de final.

En el entrenamiento del martes, se mostró muy participativo. Corrió a toda velocidad en pos de los balones y cobró los tiros libres.

Parece un jugador distinto.

Pero su transferencia del inter de Milán al Galatasaray, así como una serie de lesiones, lo dejaron en tal crisis de forma que el entrenador holandés Louis van Gaal lo despojó del puesto de capitán de la selección, entregándole el brazalete a Robin van Persie.

"Primero tiene que ganar condición física, luego tiene que ponerse en forma y después lo compararé con lo que tengo disponible", dijo Van Gaal el año pasado.

Sneijder se sintió acicateado por las críticas y este año recurrió a un peleador de las artes marciales mixtas para recuperar la forma. El resultado fue un boleto para Brasil 2014.

"Hubo sesiones explosivas de entrenamiento", dijo. "Esto me ha hecho más explosivo en los primeros metros. Siento que me he beneficiado"

Agregó que jugar más después del parón invernal le ayudó a pulir su acondicionamiento físico. Sneijder coronó su fortalecimiento al anotar el único gol en la final de la Copa Turca el mes pasado, para que el Galatasaray conquistara su 15to título en el certamen, un récord.

Y pese a que no volvió a ser capitán, sigue siendo influyente en la cancha, tiene la libertad de desplazarse detrás de los delanteros Van Persie y Arjen Robben, y de dejarlos libres con sus característicos e incisivos pases.

"No soy ya el capitán, pero soy todavía un líder", dijo al diario holandés De Telegraaf durante un encuentro entre jugadores y reporteros holandeses en Río.