¿Cómo puede afectar la crisis de Volkswagen al futbol alemán?

 Parece obvio que la mayor crisis de la historia en el gigante automovilístico alemán Volkswagen golpeará tarde o temprano al Wolfsburgo. Pero la cuestión es si todo el futbol profesional alemán podría verse afectado.

Wolfsburgo podría no ser el único afectado
Wolfsburgo podría no ser el único afectado (Reuters)

"Por supuesto que está claro que en este contexto que va a desarrollarse también tendremos nuestro papel", dijo el gerente del subcampeón de la Bundesliga, Klaus Allofs.

Las consecuencias para el club, que recibe anualmente una suma de dos cifras en millones de euros por parte de la firma matriz, son todavía imprevisibles. Volkswagen tiene en realidad problemas más urgentes que ocuparse de la relación con el equipo de futbol, que es propiedad al cien por ciento de la compañía.

Allofs mantiene la calma, aunque las dudas aumentan sobre la posibilidad de que VW mantenga el mismo apoyo a la entidad deportiva. "No hay ninguna razón para preocuparse ahora", aseguró el directivo. "Simplemente debemos dar algunos días de tiempo al señor Müller".

Matthias Müller, el nuevo jefe del consorcio VW, lanzó un mensaje en una entrevista con el diario "Frankfurter Allgemeine Zeitung" que podría tener consecuencias incluso para todo el futbol alemán. 

"Vamos a revolver cada piedra y también analizaremos eso", advirtió.

A consecuencia del escándalo de las emisiones ilegales de gases, la automotriz tendrá que afrontar ahorros rigurosos, ya que puede ser sancionada con multas de miles de millones.

"Por eso revisaremos todas las inversiones programadas. Se cancelará o aplazará todo lo que no sea estrictamente necesario", advirtió el sucesor de Martin Winterkorn en Wolfsburgo ante 20.000 empleados, en la primera asamblea de la empresa desde que saltó el escándalo en septiembre.

"Soy muy sincero", añadió. "Esto no funcionará sin medidas dolorosas".

El jefe del Wolfsburgo, sin embargo, se muestra tranquilo. "Según lo que sabemos, pienso que esto irá en otra dirección. Hay temas más acuciantes. Se trata de otras dimensiones financieras", dijo Allofs.

De hecho, la financiación del club, que fue creciendo de forma continuada bajo el mandato Winterkorn, un fan del futbol, y que llevó al equipo al título alemán en 2009 y al subcampeonato en la temporada 2014/2015, es muy pequeña en comparación con las sumas a las que VW se enfrenta ahora en multas. 

Pero si Müller se replanteara dentro de su proyecto de ahorro todo el compromiso de la compañía con el futbol, las alertas podrían saltar no solo en casa de Allofs, sino en todas las divisiones de la Bundesliga.

Además de ser propietaria del Wolfsburgo, VW tiene participación también a través de su filial Audi en el Bayern Múnich y en el Ingolstadt. 

La empresa patrocina además la Copa alemana y, en total, a 16 equipos profesionales del país. No obstante, la suma invertida en esto sigue siendo menor que el dinero que utiliza para financiar anualmente al Wolfsburgo.

Antes de las palabras de Müller, el subcampeón alemán ya se había visto afectado por la crisis de VW, ya que además de la salida de Winterkorn, sufrió la de otro jugador del club, Stephan Grühsem, jefe de comunicación de la automotriz y miembro del consejo de vigilancia del club de futbol.

Winterkorn y Grüsam desarrollaron una estrategia de comunicación empresarial en la que no sólo el Wolfsburgo, sino todo el fútbol profesional tenía una importancia central. 

Los dos están ahora fuera, así como el jefe de finanzas de VW, Hans Dieter Pötsch. La nueva configuración del consejo de vigilancia del Wolfsburgo es todavía una incógnita.

En la temporada 2015/1016, el club realizó grandes compras como las de los alemanes André Schürrle y Julian Draxler, que entre ambos costaron casi 70 millones de euros. En un periodo de ahorro es difícil saber si VW aprobará fichajes así, no tanto por el dinero sino por la imagen hacia el exterior.