Papa Francisco: Fervor por la pelota

El papa Francisco mantiene una relación muy cercana con San Lorenzo, el club de su infancia, y con el que ha gozado títulos, aunque su relación con el futbol va más allá de Los Cuervos

Ciudad de México

Jorge Mario Bergoglio, nombre de pila del papa Francisco, nació en Buenos Aires, Argentina, en 1936. Ese mismo año, San Lorenzo de Almagro conseguía la Copa de Honor del balompié pampero, su segundo título en la era profesional.

La vida se encargaría más tarde de unir sus caminos. Bergoglio creció con la consigna de una formación académica, con la encomienda familiar de conseguir un mejor porvenir mediante los estudios, aunque siempre admirando el futbol muy de cerca. Los años le dejaron claro a Jorge Mario que su talento con el esférico en los pies no sería suficiente como para pensar en el profesionalismo como una opción en su camino, pero no se alejó de la afición que le unía al San Lorenzo, el equipo de su vida.

Del mismo modo, le encontró fascinación a las obras literarias de Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal y Fiódor Dostoyevski. Desde el nacimiento de Jorge Mario y hasta ahora, el San Lorenzo ha conseguido 11 títulos, 10 de ellos en la máxima categoría de Argentina y uno más que le devolvió a Primera División en 1982. Cada uno incrementó su pasión por el club y este deporte. Bergoglio se ordenó sacerdote en 1969, cuando tenía 33 años.

Así comenzó la formación que en 2013 lo convirtió en papa, tras la abdicación de Benedicto XVI. En su constante ascenso hacia el cargo que hoy ocupa, Bergoglio gozó y sufrió por igual los andares de Los Cuervos. Además, Jorge Mario es el socio número 88 mil 235 de San Lorenzo, y el 1 de abril de 2008 ofició la misa por el centenario del club, llamado así en honor del sacerdote Lorenzo Massa, un cura salesiano impulsor del deporte y obras sociales en su barrio.

El Papa es referencia para cualquier aficionado del cuadro de Almagro. Conocido su fanatismo por el futbol desde que se convirtió en el sumo pontífice, Francisco ha recibido una gran cantidad de camisetas de parte de las personalidades a las que recibe en audiencia en El Vaticano. Figuras como Ronaldinho, Carlos Tévez, Lionel Messi y Gianluigi Buffon, entre otros, lo han visitado.

BENDITA COPA

Una de las mayores satisfacciones que le ha brindado San Lorenzo no solo Bergoglio, sino a toda su afición en general, fue la conquista de la Copa Libertadores en 2014, que les brindó también el pase al posterior Mundial de Clubes.

Antes, los azulgranas solo habían conseguido la Copa Sudamericana (2002) y la Copa Mercosur (2001) en el plano internacional. Días después de la conquista, el plantel completo del San Lorenzo viajó hasta Italia para ofrecerle el trofeo a Bergoglio, en un acto público. "Saludo con gusto a los campeones de América, el equipo de San Lorenzo, aquí presente.

Este cuadro es gran parte de mi identidad cultural", dijo entonces el pontífice delante de poco más de 7 mil espectadores, que acudieron al recibimiento. Apenas el miércoles pasado, horas antes de la Supercopa de Argentina que enfrentaba al San Lorenzo y a Boca Juniors, un aficionado de los bosteros le solicitó una bendición para su cuadro; Bergoglio respondió de inmediato, sonrisa incluída: "Bendigo a Los Cuervos de todo corazón... Con Boca no nos llevamos tan mal; es peor con las Gallinas (River Plate)", dijo Francisco al aficionado que se encontraba en el Vaticano. La simpática y espontánea reacción del Papa se puede apreciar en YouTube... ¿El resultado del juego? San Lorenzo se impuso por goleada de 4-0.