España pide radicar la violencia en el futbol

Tras los actos sucedidos el domingo pasado, diferentes organismos de España han pedido que se trabaje en la lucha contra este tipo de actos que manchan el deporte

Reunión en la Comisión Antiviolencia de España por los actos vividos el pasado domingo
Reunión en la Comisión Antiviolencia de España por los actos vividos el pasado domingo (EFE)

MADRID, España

Los acontecimientos de violencia ocurridos el día de ayer entre aficiones del Atlético de Madrid y el Deportivo la Coruña, abrieron nuevamente la polémica sobre la seguridad en los partidos de futbol.

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, aseguró que no tenían elementos que pudieran preveer este tipo de actos, donde falleció una persona después de haber sido rescatada del río y llevada al hospital para ser atendida.

Este lunes, la Comisión Antiviolencia española analizó lo sucedido entre videos e imágenes, los cuales mostraban el momento en que un integrante del grupo Riazor Blues de la Coruña fue lanzado al río Manzanares, quien posiblemente se trataba de Francisco Romero.

Por otro lado, el presidente de España, Mariano Rajoy, desde París lamentó los hechos y aseguró que tanto el gobierno como los clubes y los medios de comunicación deben de trabajar en conjunto para parar esta situación.

En el Congreso de Diputados, el líder de la cámara Pedro Sánchez, mencionó que se debe de radicar este tipo de eventos extra futboleros y dejar que este deporte sea lo más sano posible. Los nacionalista gallegos pidieron que explique porqué no hubo medidas de seguridad previo al juego.

En 2003 ya se había vivido una situación similar; Manuel Ríos, seguidor del Deportivo la Coruña fue agredido y golpeados por aficionados de su propio equipo cuando protegía a un niño, quien usaba una playera del Compostela, lo cual le provocó la muerte.

En ese mismo año, tanto el Barcelona como el Real Madrid expulsaron de sus estadios a sus hinchas radicales, los 'Boixos Nois' y los Ultrasur respectivamente.

En 2012 un seguidor del Athletic de Bilbao falleció tras recibir un golpe con una pelota de goma, esto tras un altercado entre los seguidores del Schalke en la Liga de Campeones.