Futbol de España, mano dura contra violentos en estadios

La comisión antiviolencia decidió que, en el futuro, los clubes que colaboren con los ultras serían sancionados con la retirada de puntos o con el descenso directo

Madrid, España

Los clubes españoles de futbol que colaboren con grupos de hinchas violentos sufrirían el cierre parcial de su estadio, perder puntos; incluso, descender, tras el acuerdo al que han llegado la Liga, el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Federación Española.

El próximo día 15 estarán aprobadas estas reformas que permitirán "a los órganos disciplinarios llevar a cabo cierres parciales de los estadios, la retirada de puntos, el descenso de categoría" para los clubes que "colaboren directa o indirectamente con los grupos de aficionados de carácter violento", dijo el presidente del CSD, Miguel Cardenal.

El objetivo es que "en mayo de este año, cuando acaba la temporada, el panorama sea ya irreconocible en comparación con el actual", añadió Cardenal, tras la reunión mantenida por esos tres organismos.

Además, la Liga de Futbol Profesional (LFP) tiene previsto crear varias figuras nuevas, como un director de seguridad y los oficiales de partido, que se encargarán de denunciar "hechos de violencia física o verbal" en los estadios, al tiempo que también se va a llevar a cabo un listado de grupos de aficionados violentos.

"El listado de grupos ultras se va a lograr con la Policía y esperamos tenerlo en breve", dijo el presidente de la LFP, Javier Tebas, asegurando que "si hay una peña calificada como ultra y sus aficionados siguen entrando, el club podrá ser sancionado y tendrá que trabajar para expulsarlos.

"Con estas medidas que vamos a tomar va a ser complicado, pero espero que en mayo vamos a tener el 80% de este problema resuelto", sentenció.

Estas decisiones llegan tras la muerte de un aficionado radical del Deportivo de La Coruña en una pelea multitudinaria con hinchas ultras del Atlético de Madrid, el pasado domingo, horas antes del partido que enfrentó a ambos equipos en el estadio Vicente Calderón.

Este jueves, la Comisión Estatal Antiviolencia española propuso multar con 60 mil euros a 88 aficionados que participaron en esa pelea, que implicó a unas 200 personas, y prohibirles el acceso a recintos deportivos por un periodo de cinco años.

En la noche del martes quedaron en libertad con cargos, acusados de riña tumultuaria, 21 detenidos en esos hechos, entre los que no figuran los autores materiales de la muerte del hincha coruñés Francisco 'Jimmy' Romero Taboada.