Sancionan a clubes de Israel por violencia en el clásico

Tanto el Hapoel como el Maccabi Tel Aviv pierden dos pintos en la clasificación y otros tres de manera condicional

Violencia en el clásico de Tel Aviv
Violencia en el clásico de Tel Aviv (Especial)

JERUSALEN, Israel

La comisión disciplinaria de la Federación Israelí deFútbol sancionó este martes con la pérdida de dos puntos en la clasificación y el cierre del estadio tras los graves incidentes ocurridos en el derbi celebrado el 3 de noviembre, anunció el organismo.

Tanto el Hapoel como el Maccabi Tel Aviv pierden dos pintos en la clasificación y otros tres de manera condicional, que podrán mantener si no vuelven a protagonizar incidentes.

El resultado del derbi es 0-0 (era de 1-1 en el momento en el que fue suspendido) y ninguno de los dos equipos sumará el punto por el empate.

La comisión también sancionó con el cierre por cuatro partidos de los estadios de ambos clubes.

Los graves incidentes conmocionaron a la opinión pública del país. En el minuto 33 del partido, un hincha del Hapoel saltó al campo y agredió al jugador del Maccabi Eran Zahavi, que se defendió del ataque, una acción por la que el árbitro expulsó al futbolista.

Esa decisión dio paso a enfrentamientos entre jugadores de ambos equipos. Cuando el jugador expulsado abandonó la cancha bajo una lluvia de objetos lanzados por los hinchas locales, fueron los seguidores del Maccabi saltaron al terreno de juego, lo que motivó la suspensión definitiva del partido.

La policía detuvo a 10 personas por su participación en los incidentes.

"Hemos considerado que lo que ocurrió durante ese encuentro fue particularmente grave... lo que justifica la severidad de las sanciones", estimaron los miembros de la comisión disciplinaria, según el comunicado federativo.

El Hapoel publicó poco después un comunicado en el que anunció que apelará una sanción que considera "injusta y radical".

La comisión no estudió el caso del futbolista español del Maccabi Carlos García, que podría ser sancionado duramente por haber alentado, con gestos, a los seguidores de su equipo a invadir la cancha. Los jueces dejaron para más adelante cualquier sanción.

Los detenidos serán juzgados por la vía ordinaria. La ministra de justicia Tzipi Livni anunció que los incidentes serán tratados como "un delito criminal" con "sanciones ejemplares".