Pako Ayestarán, nuevo director técnico del Valencia

Luego de que el inglés Neville fuera cesado de su cargo, Pako Ayestarán será quien comande al equipo hasta final de temporada

Pako Ayestarán calificó como desastroso el Torneo.
Pako Ayestarán calificó como desastroso el Torneo. (Manuel Guadarrama)

Valencia

El Valencia anunció hoy la destitución del técnico inglés Gary Neville "después de analizar con detenimiento la situación deportiva" y el español Pako Ayestarán se hará cargo del equipo español hasta el final de temporada.

"El Valencia Club de Fútbol ha rescindido hoy su relación contractual con Gary Neville como entrenador del primer equipo. Después de analizar con detenimiento la situación deportiva, el Club ha decidido realizar este cambio buscando el mejor interés para el Valencia Club de Fútbol en vistas al final de la presente temporada", comunicó la entidad española.

"El Club agradece su trabajo a Gary Neville y le desea la mayor de las suertes en el futuro", añadió.

Ayestarán fue entrenador ayudante del Valencia entre 2001 y 2004 y colaboró en el club a conseguir dos títulos de la Liga española y una Copa de la UEFA. También ocupó el puesto de ayudante en Liverpool entre 2004 y 2007 y posteriormente ejerció como primer entrenador en el Maccabi Tel-Aviv.

Luego viajó a México para entrenar al Santos Laguna y el Estudiantes Tecos, con el que fue campéon del Torneo Clausura. Hasta el final de temporada será el tercer inquilino del banquillo valencianista.

Tras conocer la destitución, Neville emitió un comunicado en la página web del club para agradecer la ayuda prestada desde diciembre, cuando sustituyó al portugués Nuno.

"Me hubiera gustado continuar con el trabajo que empecé, pero entiendo que estamos en un negocio que se basa en los resultados y en los 28 partidos -diez victorias, siete empates y 11 derrotas- éstos no han estado al nivel que me exijo y al que requiere este club", reconoció Neville.

El entrenador inglés, que en este tiempo compatibilizó su trabajo en el Valencia con el puesto de ayudante en la selección de su país, dejó al equipo español en la decimocuarta posición en la Liga y a seis puntos de los puestos de descenso, algo inesperado para un conjunto que comenzó la temporada disputando la Liga de Campeones.