Tres van a paso lento

Ulises Dávila, Jesús Corona y Diego Reyes no han podido consolidarse en Europa; 'Tecatito', inmerso en críticas

Los mexicanos no han podido mostrar su mejor nivel en el viejo continente
Los mexicanos no han podido mostrar su mejor nivel en el viejo continente (AP/Mexsport/Twente)

Ciudad de México

Han mostrado condiciones, en sus equipos no dudan de la calidad que destilan, por algo pisan las canchas europeas, pero falta un extra en algunos futbolistas mexicanos que hacen su lucha. Ulises Dávila, Jesús Corona, y hasta Diego Reyes tienen problemas para brillar como se esperaba, lo mismo le pasó a Taufic Guarch y a Edson Rivera, quienes hicieron todo para hacer carrera y su mejor opción fue regresar al balompié azteca.

Ayer, fue presentado Dávila con el Tenerife de la Segunda División, su cuarto equipo desde el 2011 cuando salió de las Chivas de Guadalajara.

El delantero fue vendido al Chelsea de Inglaterra, con el que firmó un contrato de cinco años, y desde aquel entonces, ya pasaron tres.

Su primer equipo fue el Vitesse de Holanda (2011-2012), en el que jugó dos partidos como titular, y en dos más entró de cambio, pero solo pudo anotar un tanto. Números nada favorables en ese lapso, pese a que fue reconocido por su esfuerzo.

Fue con su llegada al Sabadell (2012-2013), en el que participó en 35 partidos (22 como titular) y anotó cuatro goles, cuando mostró sus condiciones ofensivas. En su estancia, se mantenía como uno de los elementos importantes del conjunto. En varias ocasiones salió con aplausos por parte de la afición.

Tras dicha campaña, se dijo que varios equipos se disputaban los servicios del mexicano: Córdoba, Deportivo de La Coruña, Alcorcón y Twente de Holanda.

El tiempo con el Sabadell se terminó, y se enroló en las filas del Córdoba (2013-2014), en el que figuró en cinco partidos, y fue popular por un Hat-Trick en la victoria de los suyos 4-2 contra el Hércules, pasó a la historia ya que, en 35 años, fue el primero en concretar tres tantos en un solo duelo. Además, anotó el gol del ascenso para el Córdoba en el choque ante La Palmas, enemigo del Tenerife, su actual conjunto.

Jesús Corona es otro ejemplo de lo difícil que ha sido para algunos jóvenes su carrera en Europa. Llegó el año pasado al Twente de Holanda, después de salir por la puerta de atrás del Monterrey, pues sin previo aviso dejó de ir a los entrenamientos, luego vino la historia ya conocida.

Corona llegó la temporada pasada, y para ésta, ha sido severamente criticado, ya que dicen se presentó con sobrepeso.

"El mexicano perdió todos sus créditos al ser un jugador perezoso, prueba de ellos es cómo llegó a la pretemporada", criticó Leon Diez Voorde en su columna en el portal holandés Tubantia.

Además, dejó en claro que el mexicano fue relegado a la FIlial, pues llegó con mala actitud con el entrenador, una situación que para varios periodistas fue evidente, según sus relatos.

De los cuatro duelos que hasta ahora se han jugado, solo ha sido convocado a uno, pero se quedó en la banca. Nada alentador para el Tecatito.

El caso de Diego Reyes es un tanto diferente, aunque tiene los mismos matices. El defensa tenía una carrera hecha con el América, en selección iba con el pie derecho. Su llegada al Porto de Portugal parecía ideal, pues el cuadro lusitano se distingue por captar a jugadores jóvenes y luego venderlos a equipos fuertes en Europa.

No obstante, la situación no ha sido la mejor para el zaguero, pues a diferencia de Héctor Herrera, no ha tenido los minutos deseados.

Primero arrancó en el Porto B y luego, no le dan mucho juego. Incluso en el pasado Mundial estuvo en la banca.

En su momento, Guarch llegó al RCD Espanyol en el 2011, pero su inactividad lo orilló a regresar a México con Tigres. Rivera, quien tampoco salió bien de Atlas, se fue en el mismo año al Sporting Braga, y con seis partidos jugados regresó a los rojinegros.