Celebran título ajeno

El club Tractor Sazi fue víctima de una confusión y celebró, por cinco minutos, un campeonato que en realidad le correspondía a su máximo rival en la liga de Irán 


El fugaz festejo del Tractor Sazi
El fugaz festejo del Tractor Sazi (EFE)

Ciudad de México

La última fecha de la liga iraní dejó una anécdota que para unos resultó graciosa, pero que a los aficionados del Tractor Sazi, les pareció trágica e "injusta".

Para el cierre de campeonato, los clubes Tractor Sazi y el Sepahan, llegaban con posibilidades de alzar el título, siendo el Tractor Sazi quien más urgido estaba de éste, con 52 años a espera del mismo.

El club de la ciudad de Tabriz terminó su partido empatado a 3 goles con el Naft Tehran, y cuando el árbitro del cotejo emitió el silbatazo final los festejos no se hicieron esperar, los aficionados saltaron al campo para abrazar y besar al técnico Toni Oliveira, en una fiesta que acabaría más pronto de lo planeado.

De pronto, se dieron cuenta que su gran rival, quien había jugado a unos 800 kilómetros del lugar donde el Tractor Sazi celebraba, no había empatado su respectivo duelo –resultado que requerían para ser campeones- sino que habían vencido por 2-0 proclamándose monarca del certamen.

De las risas y abrazos pasaron al caos y el enojo, los fanáticos, enfurecidos, destruyeron las butacas de su estadio, alegando que todo había sido parte de un "complot" para que un equipo ajeno a la capital no se proclamase campeón.