Tottenham, el equipo en alza del futbol inglés

Los Spurs superan al tercero Arsenal por la diferencia de goles; después de que por primera vez en 31 años pelea el título tras 26 jornadas 

Tottenham ante Manchester City en la Jornada 26 de la Liga Premier
Tottenham ante Manchester City en la Jornada 26 de la Liga Premier (Reuters)

LONDRES, Inglaterra

En un venido a menos barrio del norte de Londres, sitio de disturbios hace cuatro años, la construcción del nuevo estadio de Tottenham Hotspur marcha de acuerdo a los planes.

Murales adyacentes ofrecen un vistazo del que será el nuevo feudo de Tottenham en White Hart Lane a partir de 2018.

Pero los avances del club en la cancha han sido más vertiginosos que la construcción del estadio con capacidad para 61.000 aficionados.

El actual escenario, que con un aforo de 36.000 butacas ha sido su sede durante 117 años, ahora atestigua al equipo de moda del fútbol inglés, bajo la batuta del técnico argentino Mauricio Pochettino, el volante Dele Alli y el delantero Harry Kane.

"Se les nota en las miradas, esa sensación, esa energía, tienen la convicción de que pueden lograrlo", dijo Pochettino sobre sus jugadores.

Mientras que Leicester ha recibido mucha adulación por inyectarle una dosis de incertidumbre a la pelea por el título esta temporada, Tottenham se ha abierto paso en los puestos de vanguardia de la Liga Premier con su estilo de presión alta y juego vistoso.

Los comentaristas suelen destacar que Tottenham emergió "sigilosamente", pero eso refleja la fascinación que despierta Leicester, un equipo que en el lapso de un año pasó de tambalearse con el descenso a liderar la tabla de posiciones.

Tottenham marcha segundo, apenas dos puntos detrás, tras la victoria 2-1 el domingo de visita al cuarto Manchester City. Los Spurs superan al tercero Arsenal, su adversario del norte de Londres, por mejor diferencia de goles.

Tottenham siempre ha estado a la sombra de Arsenal, que ganó el último de sus 13 títulos de liga en 2004, dos años antes de mudarse de Highbury, su sede desde 1913, al Emirates Stadium con 60.250 butacas.

El denominado Día de St. Totteringham, cuando los hinchas de Arsenal celebran que Tottenham siempre está detrás de ellos, podría no darse esta vez tras 20 temporadas seguidas. El empate 1-1 en su último duelo en noviembre confirmó que le brecha se ha achicado.

Toda la presión se concentra en Arsene Wenger, el entrenador de un Arsenal que no se corona campeón de la liga en 12 años. El mero hecho de clasificarse a la Liga de Campeones al ubicarse entre los cuatro primeros será un logro para Tottenham.

Aunque Tottenham quedó cuarto tanto en 2010 como en 2012, el equipo nunca estuvo prendido en la lucha por el título durante la segunda mitad de la temporada. Ahora, por primera vez en 31 años, Tottenham se encuentra segundo tras 26 fechas.

Si mantiene el paso en las próximas 12 jornadas, Tottenham podrían coronarse campeón de la liga inglesa por apenas tercera vez, el primero desde el equipo de 1961 con Danny Blanchflower y Dave Mackay.

Desde entonces, por Tottenham se pasearon numerosos jugadores de clase mundial, entre ellos Osvaldo Ardiles, Glenn Hoddle, Paul Gascoigne, Gary Lineker, Jurgen Klinsmann y Gareth Bale. Pero el último trofeo de fuste ganado fue la Copa FA en 1991, con Lineker y Gascoigne en el plantel.

La alegría reciente ha sido clasificarse a la Champions en la temporada 2010-11, cuando Bale les llevó hasta los cuartos de final. Pero eso atrajo la atención del Real Madrid, que no tardó en fichar al excepcional jugador galés.

El impulso del equipo se frenó cuando Bale fue vendido al Real Madrid en 2013 por una cifra récord de aproximadamente 100 millones de euros. La primera impresión fue Tottenham salió mal parado tras la operación, pero varios de los jugadores que adquirieron se han convertido en piezas claves esta temporada, como el volante Christian Eriksen y el extremo argentino Erik Lamela, los más criticados de esos fichajes en 2013.

Fue el caño de Lamela lo que habilitó a Eriksen para el gol el domingo ante el City, completando la barrida en los dos partidos de la temporada contra los campeones de 2012 y 2014.

El autor del primer gol fue Kane, el artillero de 22 años, que lleva 16 conquistas en el torneo.

Kane no es el único jugador destacado que surgió de la cantera de Tottenham. Tal es el caso de los mediocampistas Ryan Mason y Tom Carroll, que se hacen sentir cada vez que salen de la banca.

Y Alli, el adolescente de 19 años, se ha confirmado con un volante todo terreno, capaz de aportar pases con precisión milimétrica y goles de espectacular rúbrica, tras salir de la tercera división.

El otro pilar es su zaga. Tottenham solía ser un colador atrás pero ahora es el equipo que menos goles ha endosado en la temporada, 20 en 26 partidos.

Eso no se ha conseguido apelando a un juego rácano. A diferencia de Leicester, antepenúltimo en posesión en la liga y dependiente del contragolpe, el sello de Tottenham es su propuesta ofensiva.

"Se apoderan del balón desde el arranque", destacó el técnico de Watford Quique Sánchez Flores, cuyo equipo perdió ante Tottenham este mes. "Cubren todos los espacios, es una cosa maravillosa. Cuando intentamos cerrar bien en el fondo, ellos supieron abrir los espacios.

Retener a la camada actual de jugadores no es lo único esencial para el futuro inmediato de Tottenham. También está mantener a Pochettino, el técnico de 43 años que tomó las riendas en 2014 procedente de Southampton.

La inversión en el nuevo estadio obligará a Tottenham a ser austero en cuanto a fichajes.

Pochettino lo acepta. "Hay que comprar inteligentemente y reunir las piezas con las que también se puede armar a un gran club".