Suspenden la final del futbol uruguayo en medio de la confusión

El árbitro tomó la decisión de suspender tras un trifulca en las tribunas entre aficionados y policía

Aficionados se enfrentaron a la policía en la Final del futbol de Uruguay
Aficionados se enfrentaron a la policía en la Final del futbol de Uruguay (Reuters )

MONTEVIDEO, Uruguay

La final del futbol uruguayo entre los dos equipos más populares del país, Nacional y Peñarol, fue suspendida hoy a pocos minutos del final de la prórroga por incidentes en la grada entre aficionados y policía.

El árbitro detuvo el encuentro cuando Nacional vencía por 3-2 a Peñarol en el estadio Centenario de Montevideo, pero la situación generó tal confusión que los jugadores de Nacional festejaron sobre el césped como si hubieran ganado el título.

Los incidentes empezaron en el minuto 21 del alargue, al que se había llegado después de empatar 2-2 en los 90 minutos reglamentarios después de una gran remontada de Peñarol.

Fanáticos de Peñarol lanzaron piedras y butacas a la policía desde una tribuna, luego que el árbitro marcó un penal a favor de Nacional.

El juego estuvo suspendido varios minutos. El guardameta argentino Pablo Migliore contuvo el tiro de Alvaro Recoba, pero poco después, siete minutos antes del final del partido, el juez pitó y marcó el centro de la cancha.

En el campo de juego y en las tribunas hubo dudas sobre si la decisión arbitral fue el final o la suspensión, pero los futbolistas y simpatizantes de Nacional empezaron los festejos. Minutos después, se entregó una copa de una empresa auspiciante de la liga y los integrantes del plantel recibieron una medalla.

Sin embargo, el técnico de Peñarol, Pablo Bengoechea, declaró que el juez le comunicó que el partido había sido suspendido.

Juan Cereta, presidente del Consejo Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol, declaró que el árbitro suspendió el partido cuando faltaban siete minutos por jugarse y agregó que la Comisión de Disciplina deberá analizar si se disputan los minutos restantes o se da por concluido el partido, y si se aplican sanciones.

El dirigente aclaró que "no se entregaron las copas ni medallas (oficiales)", pero "sí la premiación comercial" de la empresa auspiciante. "No nos dio el tiempo para avisarles", explicó. "Nos da tristeza porque el campeonato merecía otro final", se lamentó.

El entrenador de Nacional, Álvaro Gutiérrez, había contribuido antes a la confusión en la conferencia de prensa. "Somos campeones", dijo el técnico, mientras en el vestuario sus pupilos seguían con las celebraciones.

El partido enfrentaba a los ganadores de los torneos Apertura y Clausura del fútbol uruguayo para definir al campeón de la temporada 2014/2015.

Al sumar más puntos entre ambos certámenes, a Nacional le bastaba con una victoria hoy para ser campeón. Peñarol, por el contrario, necesitaba ganar para forzar otros dos "superclásicos" finales.

En caso de empate, estaba estipulado que el partido fuera a un alargue y, si era necesario, a penales.

Nacional presionó hoy en el primer tiempo con inteligencia, se adueñó del balón y aprovechó las inconsistencias defensivas de su rival, cuyo guardameta, el argentino Migliore, tuvo además una floja actuación. Así llegaron los goles de Sebastián Fernández y Diego Alonso, a los minutos 20 y 33.

El técnico de Peñarol dispuso varios cambios en el segundo período que equilibraron las acciones. Dos goles de Luis Aguiar, primero de tiro libre al minuto 68 y después de penal, al 90, forzaron un alargue.

Ya en los 30 minutos adicionales Nacional se puso otra vez adelante con gol de Santiago Romero.

Ante un penal sancionado a favor de los "tricolores" cuando corría el minuto 21, desde una tribuna fanáticos de Peñarol empezaron a lanzar piedras y butacas a los policías y el partido se detuvo. Luego, Recoba pateó el penal y Migliore detuvo el tiro; el juego siguió un par de minutos más, hasta que el árbitro lo suspendió definitivamente desatando la confusión.