La supremacía estadunidense

El conjunto femenil de las barras y las estrellas se convirtió en el equipo con más campeonatos en el Mundial femenino de la FIFA 


Las futbolistas estadunidenses celebran el campeonato
Las futbolistas estadunidenses celebran el campeonato (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Diez minutos le bastaron al cuadro norteamericano para consolidarse campeón en Canadá 2015, un par de genialidades y la total desconcentración del cuadro nipón al inicio del encuentro, le valieron a las estadounidenses su tercer titulo en el Mundial femenino de la FIFA, convirtiéndose así en el equipo más ganador de la competencia.

Pero la supremacía norteamericana va más allá de los 3 campeonatos que superan los dos de Alemania y el de Noruega y Japón. En los seis Mundiales que se han disputado de la especialidad, las estadounidenses han figurado en los tres primeros lugares en todos ellos:

  • China  1991                    campeonas
  • Suecia 1995                    tercer lugar
  • Estados Unidos 1999     campeonas
  • Estados Unidos 2003     tercer lugar
  • China 2007                     tercer lugar
  • Alemania 2011              segundo lugar
  • Canada 2015                  campeonas

El conjunto de las barras y las estrellas es el equipo que más encuentros ha jugado en un Mundial, acumula un total de 43 cotejos,  de los cuales ha ganado 34, empatado seis y ha caído en solo cuatro ocasiones, siendo así el equipo más ganador de la historia. Además, ha anotado 112 goles por 35recibidos, lo que las convierte en la escuadra con mejor promedio goleador.

A pesar de lo anterior, la tasa goleadora durante el Mundial de Canadá 2015 no las colocó como el equipo más ofensivo, las 14 dianas que acumularon en el torneo fueron opacadas por las 20 que marcó Alemania, equipo que ocupó el cuarto lugar de la competencia. Por el contrario su marco cayó solo tres veces; una de ellas en la fase de grupos ante Australia y dos más en el partido final ante Japón.

Histórica revancha

La final del recién concluido Mundial, significó para las estadounidenses una revancha ante Japón, pues en la edición pasada (Alemania 2011), Estados Unidos dejó ir el campeonato en la tanda de penales frente a las asiáticas. En esta ocasión, las norteamericanas hicieron valer su calidad de potencia mundial concretando una gran Copa del Mundo ante un equipo que también lleva dos finales seguidas.

El partido frente a las niponas lleva el adjetivo de histórico no sólo porque significó la tercer estrella para las americanas, si no porque en él, su veterana jugadora Carli Lloyd, se convirtió en la primera en la historia en marcar un hat-trick durante una final femenil.