Brasil resucitó ante Argentina en China: 2-0

Dos de Diego Tardelli dieron a la canarinha el triunfo en un abarrotado Estadio Nacional de Pekín

Pekín, China

Brasil venció 2-0 a Argentina en una nueva edición del Superclásico de las Américas en el estadio "Nido de Pájaro" de Pekín, que tuvo como máximo atractivo el duelo entre Lionel Messi y Neymar, dos de los mejores futbolistas del mundo.

Brasil se impuso en el amistoso con un doblete de Diego Tardelli (27' y 63') y de la mano de un Neymar que fue una pesadilla para la defensa argentina. Messi falló un penal a los 39'.

El partido entre los "archirrivales" sudamericanos fue una oportunidad para que Gerardo Martino y Carlos Dunga trabajaran en la búsqueda de variantes en su equipo poco tiempo después de haber asumido como seleccionadores de Argentina y Brasil, respectivamente.

En el arranque, el partido fue favorable para Argentina, que jugó con la pelota al suelo y buscaba asociaciones entre Messi, Ángel Di María, Sergio Agüero y Erik Lamela. Tenía el dominio y el encuentro se desarrollaba en campo de Brasil.

A los 6 minutos, Agüero dominó dentro del área y fue derribado por Miranda. Protestaron los argentinos, pero el árbitro chino Fan Qi no cobró penal.

Poco a poco, el juego "albiceleste" se fue diluyendo y las llegadas quedaban reducidas a algún remate de media distancia de Di María. Hasta que Brasil, que no había generado situaciones de peligro, marcó un gol que cambió el partido.

En una jugada aislada, que en apariencia no representaba riesgos, falló la defensa argentina: Federico Fernández y Pablo Zabaleta se equivocaron al rechazar y le dejaron la pelota servida a Tardelli, que sin dejarla botar, metió un derechazo junto al palo.

A partir de entonces, Brasil quedó agazapado para el contraataque. Con espacios, la velocidad de Neymar pasó a ser una amenaza latente cada vez que su equipo recuperaba la pelota.

Así fue a los 32', cuando el delantero arrancó en la mitad de la cancha y con facilidad quedó mano a mano con el arquero Sergio Romero, pero remató desviado.

Con Neymar como motor, Brasil creció y se transformó en el protagonista del partido, con una Argentina que se desordenó y pasó a depender de los destellos individuales de Messi, Agüero y Di María, que gravitaban por peso propio aunque ya sin el juego asociado que se insinuó en el inicio del partido.

A los 39' el árbitro chino cobró un dudoso penal sobre Di María, que había ingresado en velocidad al área. Messi intentó colocar su remate, pero no pudo batir al portero Jefferson, que rechazó el disparo arrojándose hacia su derecha.

El segundo tiempo arrancó tal y como había acabado el primero, con Neymar cada vez más inquietante y una Argentina desconectada. A los 47' Filipe Luis remató desviado desde adentro del área.

Neymar se escapó en velocidad en el minuto 57 y fue derribado por Demichelis justo antes de ingresar al área. Oscar remató el tiro libre y exigió una buena reacción de Romero, que despejó el peligroso disparo.

Argentina estaba entregada a una aparición de Messi, que a los 61' surgió en un acción individual: en diagonal y de derecha a izquierda enfiló hacia el arco, pero su remate fue rechazado por el arquero rival.

A los 63' Brasil amplió la ventaja con un córner botado por Oscar y rematado de cabeza por Tardelli ante la mirada de la estática defensa argentina.

Messi dispuso de una nueva ocasión en el 78', pero su tiro libre fue desviado por Jefferson a córner. El capitán albiceleste disparó cuatro faltas, pero no pudo convertir ninguna.

La contracara era Neymar, que a los 80' emprendió una carrera más para quedar otra vez mano a mano con Romero, pero repitió la falta de precisión al definir por encima del arquero rival.

El tramo final del partido fue utilizado por los entrenadores para realizar varios cambios, entre los que se destacó el ingreso de los experimentados Kaká y Robinho en Brasil. Antea de que comenzara el amistoso, el plantel argentino expresó ante la multitud en el estadio su apoyo a la lucha contra un cáncer testicular de Jonás Gutiérrez, que integró el equipo en el Mundial de Sudáfrica 2010 con varios de los actuales jugadores de la selección.