Rusia podría perder un estadio para el Mundial

El país organizador de la Copa del Mundo 2018 podía quedarse con 10 sedes si no se llega a un acuerdo para construir el estadio de Kaliningrado

FIFA y Putin durante la revisión de estadios para la Copa del Mundo 2018
FIFA y Putin durante la revisión de estadios para la Copa del Mundo 2018 (Reuters)

MOSCU, Rusia

La subsede de Kaliningrado podría perder el derecho a organizar partidos de la Copa Mundial de futbol del 2018 si no resuelve esta semana una disputa en torno al sitio donde piensa construir un nuevo estadio.

El propio ministro de Deportes de Rusia Vitaly Mutko hizo la advertencia el lunes.

En declaraciones televisivas, Mutko dijo que las obras han sufrido numerosas demoras y que ahora la ciudad "corre peligro" de perder la sede.

La ciudad piensa construir un estadio nuevo con capacidad para 35.000 personas, pero todavía no se ha decidido dónde.

Las autoridades locales prefieren hacerlo en una isla. Mutko, sin embargo, dijo que ese proyecto es demasiado costoso. "Ya no queda tiempo" para perder, advirtió Mutko en la entrevista televisiva.

El ministro, que postula alternativas más baratas, habría dicho de todos modos que la isla es hoy por hoy la opción más probable, de acuerdo con la agencia noticiosa Tass.

En caso de que hubiese que sacrificar la sede de Kaliningrado en la frontera con Polonia, no sería necesario reemplazarla. La FIFA consideró que no son necesarios 12 estadios, como propuso Rusia, sino que 10 alcanzarían.

Ya se eliminó una subsede, la de Krasnodar, por lo que quedaban 11. El magnate Sergei Galitsky, no obstante, decidió construir de todos modos un estadio para su club FC Krasnodar, que satisfaría los requisitos de la FIFA. Las obras, por otro lado, están avanzadas.

Krasnodar tiene una larga tradición futbolística y es la única ciudad aparte de Moscú con dos equipos en la primera división rusa.